También en directo
Ahora en vídeo

Críticas de los estrenos de cine del 27 de junio

Análisis de los estrenos de cine de esta semana: Jerónimo José Martín comenta “El sueño de Ellis”, “Occidente es Occidente”, “Campanilla: Hadas y piratas”, “Foxfire. Confesiones de una banda de chicas”, “El encargo”, “Tokarev”, “Ärtico”, “Juntos y revueltos”, “De caballos y hombres” y “Mi otro yo”.
El sueño de Ellis

De 

El sueño de Ellis (The Immigrant) *** (7)

FICHA TÉCNICA.- Director: James Gray Intérpretes: Marion Cotillard, Joaquin Phoenix, Jeremy Renner, Dagmara Dominczyk, Angela Sarafyan, DeeDee Luxe, Gabriel Rush, Antoni Corone, Dylan Hartigan. Guion: James Gray y Ric Menello. EE.UU. 2013. Drama. 120 min. Adultos.

1921. Ewa (Marion Cotillard) y su hermana Magda (Angela Sarafyan), ambas católicas devotas, dejan su Polonia natal y se plantan en la tierra prometida: Nueva York. Cuando llegan a Ellis Island, Magda, enferma de tuberculosis, es dejada en cuarentena. Ewa, sola y desamparada, cae en manos de Bruno (Joaquin Phoenix), un judío sin escrúpulos. Para salvar a su hermana, Ewa acepta todos los sacrificios y se entrega resignada a la prostitución. La llegada de Orlando (Jeremy Renner), ilusionista y primo de Bruno, da confianza y esperanza a Ewa. Pero desata en Bruno unos celos irracionales.

Alguna leve caída narrativa y un excesivo exhibicionismo sexual son los dos únicos defectos relevantes de este intenso melodrama de época, muy bien dirigido por el neoyorquino James Gray, elogiado autor de “Cuestión de sangre”, “La otra cara del crimen”, “La noche es nuestra” y “Two Lovers”. Su ambientación (Happy Massee) y su fotografía (Darius Khondji) son magníficas, su puesta en escena resulta siempre esmerada y sustancial, el guion del propio Gray y Ric Menello profundiza bastante en los conflictos morales y religiosos de los personajes, y las interpretaciones mantienen un nivel emocional altísimo, especialmente la de la francesa Marion Cotillard —que está de Oscar— y la de Joaquin Phoenix, que se supera a sí mismo, lo que ya es difícil.

El tono de esta desmitificación del sueño americano es más bien pesimista y descarnado, pero finalmente se abre decididamente a la esperanza y mantiene siempre una elogiable ponderación en su retrato de la inmigración y del catolicismo en Estados Unidos. Esto la aleja de ciertos tópicos y excesos, algunos de ellos presentes en otros clásicos del cine sobre emigrantes, como “América, América” (1963), de Elia Kazan, o “Érase una vez en América” (1984), de Sergio Leone. En este sentido, “El sueño de Ellis” está más cerca del equilibrado y entrañable humanismo de “En América” (2002), de Jim Sheridam. J. J. M.



Occidente es Occidente (West is West) *** (6,5)

FICHA TÉCNICA.- Director: Andy De Emmony. Intérpretes: Aqib Khan, Om Puri, Jimi Mistry, Linda Bassett, Robert Pugh, Vanessa Hehir, John Bramwell, Karamjit Anmol. Guion: Ayub Khan-Din. Reino Unido. 2010. Tragicomedia. 103 min. Jóvenes.

Manchester, norte de Inglaterra, 1975. La singular familia Khan continúa luchando por sobrevivir. Sajid (Aqib Khan), el hijo menor, sufre la crisis de la adolescencia, el acoso escolar de varios alumnos racistas y la tiránica insistencia de su padre Jahangir (Om Puri) en imponerle las tradiciones musulmanas paquistaníes. En un intento desesperado por encarrilarlo, el padre se lleva a Sajid al Punjab con su primera mujer Basheera (Ila Arun) y sus hijas Rehana (Sheeba Chaddha) y Raushana (Dhanalaxmi Padmakumar), a las que abandonó hace 35 años. La estancia allí marcará a todos ellos, sobre todo cuando aparecen sin avisar la actual esposa cristiana de Jahangir, Ella (Linda Bassett), y su tosca hermana Annie (Lesley Nicol).

El veterano realizador televisivo británico Andy De Emmony (“Love Bite”) debutó brillantemente en el cine hace cuatro años con esta tragicómica continuación de la popular “Oriente es Oriente” (1999), de Damien O’Donnell, que se basaba a su vez en la obra teatral autobiográfica del actor anglo-paquistaní Ayub Khan-Din, escrita en 1996. De nuevo, una realización y unas interpretaciones muy frescas se ponen al servicio de un guion divertido y emotivo a la vez —firmado otra vez por el propio Khan-Din—, que exalta el cariño familiar, el perdón y la interculturalidad, al tiempo que muestra con respeto la religiosidad islámica de muchos de los personajes. Quizás no tenga la originalidad ni la calidad de su antecesora, pero “Occidente es Occidente” resulta muy grata de ver. J. J. M.



Campanilla: Hadas y piratas (Tinker Bell and the Pirate Fairy) *** (6,5)

FICHA TÉCNICA.- Director: Peggy Holmes. Animación. Guion: Jeffrey M. Howard y Kate Kondell. Música: Joel McNeely. EE.UU. 2014. Fantasía. 78 min. Todos.

Tras ser públicamente humillada, la inquieta hada guardiana Zarina roba el valioso Polvo de Hada Azul, hace arriesgados experimentos con él y, al cabo de un tiempo, siembra el caso en la Hondonada de las Hadas. Campanilla y sus amigas se libran de su hechizo, y siguen el rastro de Zarina hasta que descubren que se ha unido a los piratas de Skull Rock, que éstos la han nombrado su capitana y que tiene un ambicioso plan para extender sus dominios. Pero les cuesta reaccionar, pues Zarina les lanza un hechizo con el que cambia los respectivos talentos de cada una.

Resulta entretenida, original y sanamente nostálgica esta nueva aventura de la popular hada imaginada por el escritor inglés Sir James M. Barrie, que acaba convirtiéndose en una especie de precuela de “Peter Pan”, la maravillosa producción Disney de 1953, dirigida por Clyde Geronimi, Hamilton Luske y Wilfred Jackson. Aquí, la estadounidense Peggy Holmes (“El origen de la sirenita”, “Campanilla. El secreto de las hadas”) despliega una esmerada animación digital al servicio de unos gags muy divertidos, que saca nuevos brillos a los tópicos del cine de piratas y exprimen las diferentes personalidades de las pijas amigas de Campanilla, alentando de paso el afán de aprender y el trabajo en equipo. También tiene pegada la clásica banda sonora de Joel McNeely y las dos canciones originales que interpreta Natasha Bedingfield. Queda así una magnífica propuesta para toda la familia, aunque seguramente gustará más a las niñas que a los niños. J. J. M.



Foxfire. Confesiones de una banda de chicas *** (6,5)

FICHA TÉCNICA.- Director: Laurent Cantet. Intérpretes: Raven Adamson, Katie Coseni, Claire Mazerolle, Madeleine Bisson, Rachel Nyhuus, Paige Moyles, Lindsay Rolland-Mills, Alexandria Ferguson, Chelsee Livingston, Tamara Hope. Guion: Laurent Cantet, basado en la novela de Joyce Carol Oates. Francia. 2012. Drama. 143 min. Jóvenes.

En 1953, el barrio obrero de una pequeña ciudad del Estado de Nueva York está dominado por la violencia machista. Hartas de humillaciones, abusos y maltratos, un grupo de adolescentes se unen en una hermandad de sangre, y fundan Foxfire, una sociedad secreta femenina y feminista, cuyo símbolo es una pequeña llama que se tatúan en el omoplato. Enseguida, la banda se lanza a luchar contra todo tipo de discriminaciones por ser pobres y por ser mujeres. Pero sus ideales iniciales se van transformando en un viaje de venganza, desmadre moral y delincuencia, por el que deberán pagar un precio altísimo.

A pesar de su cierto pesimismo, sus estallidos de violencia y sus frívolos jugueteos con el lesbianismo y la ideología de género, tiene bastante interés este drama feminista del francés Laurent Cantet (“Recursos humanos”, “El empleo del tiempo”, “Hacia el sur”, “La clase”), con el que la joven Katie Coseni ganó la Concha de Plata a la mejor actriz en el Festival de San Sebastián 2012. La esmerada puesta en escena y las notables interpretaciones recrean muy bien la atmósfera angustiosa y decadente que describe la estadounidense Joyce Carol Oates en su novela homónima, que aporta a la película solidez narrativa y dramática, así como una certera mirada crítica a los orígenes de la degradación moral de los años 60 y 70 del siglo pasado, y al auge paralelo de movimientos revolucionarios como la Teología de la Liberación. En este sentido, “Foxfire” —novela y película— tiene mucha más actualidad de la que parece. J. J. M.



El encargo (The Bag Man) * (3,5)

FICHA TÉCNICA.- Director: David Grovic. Intérpretes: John Cusack, Robert De Niro, Rebecca Da Costa, Dominic Purcell, Crispin Glover. Guion: David Grovic y Paul Conway. EE.UU. 2013. Thriller. 108 min. Adultos.

El violento mafioso Dragna (Robert De Niro) contrata los servicios del asesino a sueldo Jack (John Cusack). Su misión es transportar una bolsa —que no debe abrir bajo ningún concepto— hasta un mugriento motel, perdido en mitad de Estados Unidos. Allí, alguien la recogerá. Pero Jack se cruza con personajes misteriosos, que parecen espiarle: el siniestro conserje del motel (Crispin Glover), un grotesco enano (Martin Klebba), un inquietante gigantón (Dominic Purcell) y, sobre todo, una guapa prostituta (Rebecca Da Costa), que le suplica protección.

El actor estadounidense David Grovic debuta como director y guionista en este confuso, sórdido y violento thriller, con descarados elementos a lo Alfred Hitchcock —el escenario del motel, el falso macguffin de la bolsa…— y otros más cercanos a los desparrames psicóticos de David Lynch o a las verborreas y carnicerías de Quentin Tarantino. El caso es que Grovic desaprovecha un notable reparto, al que permite sobreactuar constantemente, con la esperanza quizás de compensar así la falta de interés de las situaciones y los diálogos, a años luz de sus referentes. Demasiadas escenas poco verosímiles o mil veces vistas, y una oscura y espesa puesta en escena, también desanimante. En fin, un bizarro pastiche para olvidar. J. J. M.



Tokarev ** (4,5)

FICHA TÉCNICA.- Director: Paco Cabezas. Intérpretes: Nicolas Cage, Rachel Nichols, Peter Stormare, Danny Glover, Aubrey Peeples, Max Ryan, Judd Lormand, Max Fowler. Guion: Jim Agnew y Sean Keller. EE.UU.-España. 2014. Thriller. 98 min. Adultos.

Empresario respetado, buen padre y marido, Paul Maguire (Nicolas Cage) parece un buen hombre. Una noche, mientras cena con su esposa Vanessa (Rachel Nichols), su hija Caitlin (Aubrey Peeples) es secuestrada, quizás por la mafia rusa de la ciudad, pues en la acción emplearon una vieja pistola Tokarev. Entonces retornan los viejos pecados de Paul, que hace años fue un despiadado liquidador de Francis O’Connell (Peter Stormare), el líder de la mafia irlandesa. En contra del consejo de éste, Paul y sus amigos los también ex matones Kane (Max Ryan) y Danny (Michael McGrady) buscan a Caitlin entre los sicarios del brutal mafioso ruso Chernov (Pasha D. Lychnikoff), mientras el veterano Detective Peter St. John (Danny Glover) intenta pararlos con el fin de evitar una sangrienta guerra entre bandas.

El sevillano Paco Cabezas (“Aparecidos”, “Carne de neón”) debuta en Hollywood con este tópico, violento y deslavazado thriller de mafiosos, que hace aguas por varios sitios. La puesta en escena es más o menos vistosa, con algún acierto parcial —sobre todo en su uso de planos generales—, pero sin demasiada personalidad y debilitada por un montaje muy abrupto. Además, muchas interpretaciones están siempre al borde del histrionismo y, a veces, caen plenamente en él, especialmente la de Nicolas Cage en la recta final. Y, sobre todo, el guion de Jim Agnew y Sean Keller (“Giallo”) es muy decepcionante, pues engaña malamente al espectador en varios pasajes fundamentales, fuerza artificiosamente un par de chapuceros giros narrativos y sólo esboza a la mayoría de los personajes secundarios, de modo que no aportan casi nada a la intensidad dramática de la película. Cabezas intenta lograr esta intensidad acumulando sordidez y violencia explícita; pero carga tanto la mano que debilita todavía más la credibilidad de la trama. En fin, quizás funcione como telefilme nocturno; pero, desde luego, “Tokarev” es una película tan mediocre como el peluquín que luce Nicolas Cage de principio a fin. J. J. M.



Ärtico ** (5)

FICHA ARTÍSTICA.- Director y guionista: Gabriel Velázquez. Intérpretes: Víctor García, Juanlu Sevillano, Débora Borges, Lucía Martínez, Alba Nieto. España. 2014. Drama. 78 min. Jóvenes-adultos.

Un frío invierno en Salamanca. Jota (Víctor García) y Simón (Juanlu Sevillano), ambos de 20 años, son dos canis del marginal Barrio de los Alambres, dos macarras sin oficio ni beneficio, que salen cada día a la calle para buscarse la vida en lo que sea, casi siempre robos y trapicheos. Curiosamente, cada uno de ellos desea lo que tiene el otro. Simón envidia la libertad de Jota, pues él malvive dentro de una gran familia de feriantes con su jovencísima esposa Alba (Alba Nieto) —a la que dejó embarazada y a la que ya no ama— y su hijo de tres años. Por el contrario, Jota ansía formar su propia familia, pues tiene en la cárcel a su madre y está harto de vivir solo en un embarcadero junto al río Tormes. Pero su ilusión se complica cuando deja embarazada a su novia Debi (Débora Borges), de 17 años y origen brasileño, y ésta se plantea abortar, aconsejada por su amiga Lucía (Lucía Martínez), con la que vende droga en ciertos parques de la ciudad.

Nueve años después de codigirir “Sud Express” con Chema de la Peña, el salmantino Gabriel Velázquez cierra con “Ärtico” su trilogía en solitario sobre “Familia versus soledad”, que inicio con la notable “Amateurs” y la fallida “Iceberg”. De nuevo, cabe elogiar la potencia simbólica y poética de su planificación, así como la naturalidad de sus jóvenes no actores, todos ellos sin experiencia previa, que emparentan “Ärtico” con las viejas películas sobre quinquis de directores como Carlos Saura (“Deprisa, deprisa”), Juan Antonio de la Loma (“Perros callejeros”, “Yo, El Vaquilla”) o Eloy de la Iglesia (“Navajeros”, “El pico”). Estas cualidades justifican la Mención Especial del Jurado Generation que la película recibió en la Berlinale 2014.

Sin embargo, y de nuevo también, pesan como una losa la escasez de diálogos del guion, el apabullante minimalismo narrativo de la puesta en escena y, sobre todo, la paradójica artificiosidad de algunas situaciones, sobre todo de las más sórdidas. La vida real nunca es tan minimalista ni tan fatalista como la que muestra Velázquez. J. J. M.



Juntos y revueltos (Blended) * (3)

FICHA TÉCNICA.- Director: Frank Coraci. Intérpretes: Adam Sandler, Drew Barrymore, Joel McHale, Wendi McLendon-Covey, Kevin Nealon, Jessica Lowe, Terry Crews, Bella Thorne, Lauren Lapkus, Alyvia Alyn Lind, Anna Colwell. Guion: Ivan Menchell y Clare Sera. EE.UU. 2014. Comedia. 117 min. Jóvenes-adultos.

El viudo Jim (Adam Sandler) tiene tres hijas a las que no sabe cómo tratar. La mayor, Hilary (Bella Thorne), es casi una mujer, pero no lo parece. La mediana, Espn (Emma Fuhrmann), sigue hablando con su madre muerta. Y la pequeña Lou (Alyvia Alyn Lind) es divertida y cariñosa. Por su parte, la divorciada Lauren (Drew Barrymore) intenta sin éxito educar a sus dos hijos: Brendan (Braxton Beckham), un adolescente en pleno furor sexual, y Tyler (Kyle Red Silverstein), que es hiperactivo e imprevisible. Después de una desastrosa cita a ciegas, Jim y Lauren se muestran de acuerdo en no volver a verse nunca más. Pero cuando contratan, cada uno por su lado, unas fabulosas vacaciones familiares con sus hijos, se encuentran destinados sin remedio a compartir durante una semana una suite en un lujoso resort sudafricano dedicado a los safaris y a todo tipo de saraos.

Resulta irritante esta nueva comedia petarda del especialista neoyorquino Frank Coraci, responsable de títulos como “El chico ideal”, “El aguador”, “La vuelta al mundo en 80 días”, “Click”, “Zooloco” o “Peso pesado”. De nuevo, desaprovecha las posibilidades cómicas y dramáticas del planteamiento del guion —esta vez, la necesidad de que los hijos cuenten con un padre y una madre—, y las convierte en una cansina y arrítmica sucesión de estupideces y obscenidades, algunas de vergüenza ajena. Además, su cierta visión positiva de la familia, la maternidad y la paternidad se ve enturbiada por un enfoque frívolo y complaciente del hedonismo, el divorcio, la pornografía y la ideología de género. O sea, otro bodrio sin chispa ni gracia a añadir a la penosa filmografía reciente de Adam Sandler. Lo peor es que más de uno irá a verla con sus hijos, pues se presenta desde su cartel como una película familiar. No lo es en absoluto. J. J. M.



De caballos y hombres (Hross í oss / Of Horses and Men) ** (4,5)

FICHA TÉCNICA.- Director y guionista: Benedikt Erlingsson. Intérpretes: Helgi Björnsson, Charlotte Bøving, Sigríður María Egilsdóttir, Maria Ellingsen, Juan Camilo Roman Estrada, Kristbjörg Kjeld, Ingvar Eggert Sigurðsson. Islandia. 2013. Tragicomedia. 85 min. Adultos.

En un perdido y bello páramo de Islandia conviven hombres y mujeres singulares con caballos de los pelajes más variados, todos ellos dominados por los instintos básicos, casi más los humanos que las bestias. El latente entramado de deseos, envidias, odios sale a la luz cuando el caballo de uno deja preñada a la yegua de otra, mancillando así su honor.

A esta excéntrica película coral del actor y director islandés Benedikt Erlingsson (“Hross í oss”) —similar en cierta medida a “Vacas”, de Julio Medem— le queda grande el Premio Nuevos Realizadores que ganó en el Festival de San Sebastián 2013. Es verdad que su puesta en escena ofrece una planificación y un montaje sugerentes, lleno de simbolismos, muchos de ellos relacionados con los apabullantes paisajes donde se ha rodado. Pero no acaba de funcionar su cóctel de humor surrealista, absurdo y/o negro, melodrama desatado y parábola existencial de bajo vuelo. Sobre todo porque los personajes hablan tan poco, son tan inexpresivos y reaccionan tan maquinalmente que cuesta muchísimo identificarse con ellos. Tampoco ayuda su descarnado y morboso tratamiento del sexo y la violencia. De modo que sólo gustará a buscadores y degustadores de rarezas. J. J. M.



Mi otro yo (Another Me) ** (5)

FICHA TÉCNICA.- Director: Isabel Coixet. Intérpretes: Sophie Turner, Rhys Ifans, Claire Forlani, Gregg Sulkin, Leonor Watling, Jonathan Rhys Meyers, Geraldine Chaplin, Ivana Baquero, Sara Lloyd-Gregory. Guion: Isabel Coixet, basado en la novela de Cathy MacPhail. Reino Unido-España. 2014. Terror psicológico. 86 min. Jóvenes.

La feliz vida de la adolescente galesa Fay (Sophie Turner) se oscurece de un día para otro. Su padre Don (Rhys Ifans) sufre un primer episodio de esclerosis múltiple, su madre Ann (Claire Forlani) parece tontear con alguien, y a Fay le dan un papel importante en la representación escolar de Macbeth, de William Shakespeare, lo que despierta la envidia de Kaylie (Ivana Baquero), una inteligente compañera del instituto de Cardiff en el que estudia. Pero, sobre todo, la propia Fay comienza a sentir que la está siguiendo alguien y, en concreto, una chica exactamente igual a ella. Poco a poco, se obsesiona con que esa joven perseguidora no se conforma con tener su mismo aspecto, sino que quiere tener su vida entera.

Se ha liado demasiado la catalana Isabel Coixet (“Cosas que nunca te dije”, “Mi vida sin mí”, “La vida secreta de las palabras”, “Ayer no termina nunca”) en este quiero y no quiero hacer una película de terror, dialogada en inglés y con buen reparto internacional. Bien rodada e interpretada, esta adaptación de la novela de la escocesa Cathy MacPhail despierta un cierto interés en su inicial retrato de la perplejidad afectiva y vital de la joven protagonista. Pero en la posterior transición del melodrama familiar al terror sobrenatural, los personajes pierden interés, la trama se vacía de conflictos dramáticos verdaderamente relevantes y la puesta en escena se vulgariza hasta echar mano a clichés del género, mil veces vistos. Una decepción, a pesar de su brillante factura y del sólido trabajo de los actores., sobre todo de la joven Sophie Turner, que saca adelante un personaje muy complejo. J. J. M.


Lo más visto