También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Crisis diplomática con Venezuela

La deriva en la que se ha precipitado el gobierno de Venezuela, presidido por Nicolás Maduro, tiene múltiples expresiones. Es evidente que cunde el nerviosismo del régimen ante una crisis económica galopante y el cambio de rumbo de las relaciones de Estados Unidos con algunos de los países tradicionalmente aliados de Venezuela. Pero bajo ningún concepto se deben aceptar afirmaciones como la de que el Presidente del Gobierno español forma parte de un grupo de bandidos, corruptos y ladrones, o que pretende tapar sus problemas internos con la reivindicación de la libertad en Venezuela. Estos insultos nacen de la demagogia de un líder fracasado que necesita fabricarse enemigos para poder sobrevivir.Los insultos de Nicolás Maduro contra Mariano Rajoy han provocado que el Ejecutivo español llame a consultas a nuestro embajador en Caracas. Se trata de que el mandatario venezolano reciba un mensaje nítido desde España. La sistemática vulneración de los derechos humanos en Venezuela no debería pasar inadvertida en las cancillerías europeas. Todas las fuerzas democráticas en España deberían exigir la pronta liberación de los opositores encarcelados injustamente, en particular de Antonio Ledezma y Leopoldo López, y reivindicar la vuelta de esa nación a la democracia plena y al disfrute de los derechos fundamentales y de las libertades básicas.