También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 19/01/2013

Corrupción y descontento

En los últimos días la actualidad está dominada por las revelaciones de los sumarios del caso Gürtel, de los casos que afectan a la familia Pujol y a Unió. Ya veremos cómo acaban los procesos judiciales. Conviene recordar el principio de presunción de inocencia. Lo que no quiere decir que los partidos implicados no deban hacer todos los esfuerzos para aclarar situaciones presuntamente irregulares. Se habla mucho, por estos casos y otros, de la corrupción en España. El último barómetro del CIS refleja que la corrupción se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de los españoles. Es lógico. En un momento de crisis, en el que la mayoría de los ciudadanos están haciendo grandes sacrificios, es intolerable que algunos políticos tengan conductas poco ejemplares, financien los partidos de forma irregular o se enriquezcan personalmente. Hay que depurar todas las responsabilidades. Pero hay que tener cuidado con las descalificaciones genéricas de la política, los partidos y las instituciones. Los partidos, con todas sus limitaciones, son un cauce decisivo de la vida democrática. No es verdad, por otra parte, que toda la vida pública en España esté podrida. Agitar el descontento de forma demagógica no es responsable.

Lo más visto