También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Juicio por la Operación Puerto

Un corredor con cuatro platas y Santi Botero, en la segunda sesión de audiciones de la Operación Puerto

Además, se alude a un corredor vasco, que podría ser Unai Osa, al que Fuentes reclamó unas sustancias a las que llamó 'yogures'.
Santi Botero, implicado en la Operación Puerto (REUTERS)
Santi Botero, implicado en la Operación Puerto (REUTERS)

De 

Las conversaciones escuchadas este miércoles (grabadas entre el 17 y el 22 de mayo de 2006 -Fuentes fue detenido el 23-) confirmaron que el médico español era consciente de que uno de sus teléfonos estaba intervenido y así lo hizo constar, incluso en tono jocoso en alguna de ellas: "Saludo a todos los que nos escuchan. Esto es una grabación de prueba que estamos ensayando dos amigos para si quieren organizarnos alguna broma", dijo Fuentes durante un diálogo con un corredor vasco, que le llamó para preguntarle cuándo iba a recibir un "yogurcito", que le "vendría muy bien". Fuentes, que le indicó que debía "diluirlo en una botella de medio litro de agua, con un poquito de sal, y beberlo directo", se despidió de su interlocutor en euskera, antes de enviar un sms a Ignacio Labarta -acusado junto a Fuentes, la hermana de éste, Yolanda, Vicente Belda y Manolo Saiz-. "Me acaba de llamar 'el uno' para hacerme la preguntita de cada día", escribió Fuentes. El apodo 'el uno' o claves como 'Una' y '1ai' se han asociado al exciclista Unai Osa, cuyo nombre aparece en los documentos incautados en los domicilios de Fuentes junto a las fechas 2002, 2004 y un plan de entrenamiento para 2005. Otro nombre que sobrevoló la sala fue el José Antonio Escuredo, seleccionador de pista en el último Mundial disputado en Minsk (Bielorrusia), tras la reproducción de un diálogo del 16 de mayo de 2006 entre Fuentes y un corredor llamado "Jose", que telefonea desde un número con prefijo de Girona (972) y cuenta que unas semanas antes había conseguido la plata en unos Mundiales. "Lo que tú me habías encargado ha llegado ya", dijo Fuentes al "pistard", que se felicita por su reciente resultado. "Soy el único tío que ha estado en las cuatro pruebas, pero no he ganado ninguna", señala el interlocutor del médico, identificado solo por su nombre de pila Éste llama desde un teléfono con prefijo de Gerona (972), donde Escuredo nació el 19 de enero de 1970; y da detalles de la plata que coinciden con la ganada por el ciclista el 14 de abril de 2006 en la prueba de keirin en los Mundiales de Burdeos (Francia). Escuredo también fue plata en keirin tanto en los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004 como en los Mundiales de Melbourne (Australia) de ese año, donde fue segundo en velocidad por equipos. El tercer aludido, del que se habló con nombre y apellido, fue el colombiano Santiago Botero, a quien Fuentes recomendó que esperara a terminar una etapa de la Vuelta a Cataluña 2006 para seguir con su tratamiento, porque "después de una etapa muy dura sienta mejor" y "no es para andar más, sino para poner la base para después. Cuanto más cansado estés, mejor, mañana tu cuerpo está más receptivo. Todo lo que mañana sufras te viene bien para la comidita esa", explicó Fuentes al corredor colombiano, entonces en el Phonak, mientras disputaba la Vuelta a Cataluña 2006. Botero fue exonerado por la federación colombiana de ciclismo al entender ésta que las pruebas aportadas contra él por la Guardia Civil sobre su relación en la Operación Puerto no estaban "validadas ni autentificadas" por "autoridad judicial competente". Las escuchas de este día reflejaron además que, en vísperas de su detención, Fuentes comentó a Labarta la posibilidad de entregar al director deportivo Manolo Saiz los productos que éste le pedía en cantidad menor a la solicitada porque le debía dinero y que tenía algunas diferencias con su socio el hematólogo José Luis Merino: "Le estoy cobrando bien caro el interés. Hemos quedado un día que me paga", comentó Fuentes a Labarta en referencia a Saiz, al que apoda "el gordo" y a quien prefería mandar el pedido a una dirección en lugar de dárselo en persona. "Así le puedo mandar lo que me salga lo de los cojones, le voy a mandar justito", dice. Las conversaciones escuchadas también han revelado que, pese a que en el juicio declaró que desconocía la trama de dopaje que dirigía su hermano, Yolanda Fuentes le hizo de intermediaria con algunos corredores y también recibía medicamentos.

Lo más visto