También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Homenaje de la Comunidad de Madrid

El Cordobés ya tiene azulejo en Las Ventas

La Comunidad de Madrid ha rendido este martes homenaje a Manuel Benítez “El Cordobés”, coincidiendo con el 50 aniversario de la confirmación de su alternativa en Las Ventas, Un azulejo en su honor situado en la galería del Tendido 1 recordará desde hoy su primera actuación en Madrid.
El Cordobés junto a Ignacio González, Pedrés y el azulejo...
El Cordobés junto a Ignacio González, Pedrés y el azulejo en Las Ventas. MADRID.ORG

El presidente de de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, presidió hoy este homenaje y destacó la aportación que El Cordobés ha realizado con su toreo y sus éxitos a la Historia de la Tauromaquia y de la Plaza de Toros de Las Ventas, donde el 20 de mayo de 1964 se presentó ante el público madrileño para confirmar su doctorado. El calor humano que rodeó a Manuel Benítez durante todo el acto se reflejó también en las palabras de quienes subieron al estrado, como Gonzalo Izquierdo Bienvenida, nieto del gran Antonio Bienvenida. y de quien como presidente de la Asociación Juvenil Taurina partió la iniciativa de la celebración del homenaje.Habló también Ignacio González, el presidente de la Comunidad de Madrid, que dijo que El Cordobés -"una de las más grandes leyendas que ha dado España"- es "el máximo exponente" de ese dicho de "genio y figura hasta la sepultura".González recordó aquella tarde en la que, según explicó, “todo el país se paralizó ante una corrida que levantó la máxima expectación y que fue considerada un auténtico acontecimiento social”. El jefe del Ejecutivo madrileño describió a Benítez como un diestro que “trajo una nueva forma de torear, resultado de su personalidad arrolladora”, que puso “el toreo patas arriba” y consiguió una fama inmensa. “Él era la garra, la entrega, la emoción y el peligro. Y rompió con los moldes de colocación y de distancia ante el toro con una fórmula que parece sencilla: arriesgar cada tarde y dar espectáculo”, destacó el presidente regional."Manuel entró en Las Ventas siendo famoso, pero salió siendo leyenda”, resaltó González.Y, rodeado de compañeros de su época -como Pedrés, Andrés Hernando o Manolo Lozano- y de taurinos y aficionados de todas las edades, por fin habló Benítez, con su acento cerrado de astuto campesino cordobés, con su expresiva gestualidad de mimo febril, para recordar unas cuantas anécdotas desordenadas y varios pasajes de su azarosa huida de la miseria.Se acordó El Cordobés de sus duros días de trabajo en los andamios de Madrid y de sus gélidas estancias en varias cárceles por tirarse de espontáneo -"y eso que no robaba como ahora hacen otros"-. Y por todo eso, por que ahora es "un hombre feliz", dio las gracias "a todos los madrileños, a la prensa, a los matadores, a los banderilleros, los picadores, los ganaderos...""Porque esta placa es de todos y la comparto con todos, hasta con los políticos y los policías -añadió- porque todos están dentro de la plaza, y en la plaza somos una familia".Y después de gozar frente al micrófono y de desear "que Dios os de a todos mucha salud", aún quiso El Cordonés hacer alarde de la suya y de su eterna flexibilidad con una forzada postura gimnástica que nunca podría soñar cualquier otro octogenario. Genio y figura, así pasen cincuenta años.