También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CONFLICTO | Y el alcalde advierte de un ERE para 300 empleados

Convocan huelga de basuras en Málaga en Semana Santa

Ya es oficial. El comité de empresa de Limasa ha presentado esta mañana la convocatoria de huelga de basuras en Málaga en Semana Santa. No han servido de nada las casi nueve horas de reunión con el alcalde, Francisco de la Torre. Y ha aparecido un nuevo elemento en el conflicto: un Expediente de Regulación de Empleo, que podría afectar a 300 personas, si la plantilla no acepta algunas de las condiciones de la empresa.

De 

Hoy, los responsables del comité de empresa de Limasa han presentado en la Delegación de Empleo de la Junta de Andalucía la convocatoria de huelga de basuras indefinida a partir de Semana Santa. La huelga, por tanto, se mantiene a pesar de la maratoniana  reunión de ayer; los sindicatos lograban reunirse con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, por primera vez desde que se iniciara este conflicto laboral y a pesar de las continuas advertencias de ir a la huelga a partir del Viernes de Dolores. La reunión comenzaba a las cinco de la tarde y finalizaba a las dos menos veinte de la madrugada. Casi nueve horas de encuentro –en el que NO estuvo presente la parte privada de la empresa- en las que se acercaron posturas en algunos puntos, pero no en lo fundamental. A día de hoy, la clave del conflicto está en los turnos de descansos y vacaciones del personal fijo, que la empresa quiere modificar, de forma que no sea necesario contratar personal eventual para ahorrar hasta seis millones de euros al año. Los sindicatos están dispuestos a modificar sus turnos de descanso, con la condición de que al menos el 80 por ciento de la plantilla sea sustituida por personal eventual. Pero en ese caso, el Ayuntamiento advierte de que el ahorro económico sería mínimo y es ahí donde aparece el nuevo elemento de este conflicto: el alcalde anuncia un Expediente de Regulación de Empleo que podría afectar a unos 300 empleados. "Nuestro deseo no es ir al ERE y hemos planteado una fórmula que lo evita, pero si no es aceptada, habrá ERE", sentencia el alcalde.Según el Ayuntamiento, el cambio de turnos de descansos y vacaciones evitaría rebajas salariales para el personal fijo. Por su parte, los sindicatos no están dispuestos a aceptar la no  contratación de personal eventual. Dicen que la ciudad no estará bien atendida en cuanto a limpieza. Manuel Belmonte, presidente del comité de empresa, considera que si empresa y Ayuntamiento "presionan con el ERE, mal camino llevamos".En esa reunión de ayer, empresa y Ayuntamiento aceptan la interpretación de los acuerdos alcanzados en el Sercla hace un año, que evitaron ya una huelga de basuras, salvo el punto referido a la productividad, 550 euros que se pagaron en 2012 y que Limasa no  quiere pagar este año porque considera "que no hay fundamento".Otro punto conflictivo… la cláusula del año 1989 que permite heredar puestos de trabajo. Los sindicatos están dispuestos a eliminar este punto en el nuevo convenio colectivo, que ahora se está negociando, con la condición de que se incorporen los 14 trabajadores que están pendientes hoy por hoy de entrar en la empresa en base a esa cláusula. En definitiva, ayer el alcalde entró por primera vez en el conflicto, después de que los trabajadores decidieran en asamblea el sábado convocar la huelga, no se había implicado directamente hasta el momento, pero de momento no ha habido éxito en la negociación. La huelga sigue adelante. La oposición municipal coincide en denunciar que en el fondo de este conflicto está el modelo de gestión de la limpieza en la ciudad, es decir, a través de una empresa mixta participada por el Ayuntamiento en un 49 por ciento y por capital privado en un 51 por ciento. Tanto PSOE como Izquierda Unida coinciden en exigir la municipalización del servicio de limpieza de la capital.El anuncio de esta huelga de basuras a partir del 22 de marzo, Viernes de Dolores, ha despertado la preocupación en el sector turístico. Semana Santa es la primera gran cita de cada año, el preludio de la temporada alta, y supone la primera avalancha de turistas a la capital. Desde la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol temen que a partir de ahora, con la convocatoria oficial de la huelga, muchos turistas que aún no habían decido su destino para Semana Santa descarten Málaga. El responsable de Aehcos en la capital, Francisco Moro, habla de perjuicios a largo plazo. "Es la imagen de vender Málaga hacia el futuro, el boca a boca hace tanto que anima a otras personas a venir, entonces la huelga va a provocar un boca a boca totalmente negativo", dice Moro, que se muestra "sorprendido y preocupado".

Lo más visto