También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 13ª de San Isidro

Cinco de cinco

Juan del Álamo cortó este miércoles su quinta oreja consecutiva en Las Ventas y segunda en este San Isidro. El salmantino paseó el único trofeo de una tarde fría y desapacible en la que se lidió una desigual corrida de Juan Pedro Domecq. El Cid y El Fandi pasaron de puntillas en sus actuaciones y fueron silenciados.
Pase de pecho de Juan del Álamo al toro de...
Pase de pecho de Juan del Álamo al toro de Juan Pedro al que cortó la oreja. EFE

De 

Fiel a su cita con la oreja en Madrid. Cinco en las últimas cinco tardes. Dos ya acumuladas en San Isidro. Juan del Álamo volvió a dejar patente que se trata de uno de los toreros más en forma del actual escalafón. Torero fiable, resolutivo, al que no le pesa el marco de Madrid y que de nuevo cortó una oreja. La oreja de Del Álamo llegó con el tercero, un toro con nobleza y recorrido al que entendió perfectamente el torero charro. Abierto el compás, templando y llevando muy largo al toro, Juan hilvanó un trasteo de intensidad mantenida. Al natural hubo que empujar más al toro hacia adelante, pero éste respondió cuando le atacó el torero. Mente despejada y la estocada arriba para rematar el conjunto. Hubo mayoría de pañuelos para la concesión de la oreja.Con la puerta grande entreabierta, salió el amplio sexto. Tuvo cierta nobleza que no vino acompañada ni de humillación ni de entrega. Además, tendía a meterse por dentro en el tercer muletazo de cada tanda. No pudo redondear Juan del Álamo, de nuevo firme y centrado. Pero esta vez no hubo material para alcanzar el objetivo. Además, esta vez la espada viajó a los sótanos.Y es que la corrida de Juan Pedro Domecq se movió por los altibajos que dejaron dos buenos toros, segundo y tercero, y el desfondamiento del resto de la corrida. Los pupilos del hierro ducal no rayaron al nivel de sus hermanos de Parladé.A El Cid se le juntó el hambre con las ganas de comer con el primer 'juampedro'. A sus inseguridades se le unió un primer animal flojo y desrazado y el fuerte viento que imperó durante la lidia. Nunca clavó las zapatillas el sevillano que optó por liquidar al toro cuando comenzó el run run de desaprovación en los tendidos.No mejoró el panorama con el cuarto. Esta vez más por culpa del nulo comportamiento del toro. Pronto se paró y cuando embistió lo hizo de forma cansina y arrítimca. Se quiso poner El Cid, pero no había enemigo enfrente ni emoción con la que llegar al tendido.Rompió a bueno el segundo toro tras el tercio de varas. Movilidad, humillación y buen tranco en sus embestidas. El Fandi, poderoso aunque ventajista en banderillas, le molió a pases durante la faena de muleta. Las series y los muletazos se sucedían sin parar pero con escaso ajuste y sentimiento. Toreo funcionarial en estado puro. Todo muy correcto, sí. Muy técnico, también. Pero al conjunto le faltó alma. Serio y cuajo tuvo el quinto toro de Juan Pedro. Ancho de sienes y astifino. Hasta cuatro pares colocó El Fandi, de todas las maneras y en todos los terrenos. Pero una vez más, la demostración de facultades no vino acompañada después con el ajuste en los embroques. Buscó la polémica el granadino con el tendido. Mal asunto cuando se intenta justificar la incapacidad con un supuesto maltrato del aficionado. Después, muleta en mano, El Fandi dio otro recital de destoreo. El toro se venía de largo con buen tranco, pero el torero no fue capaz de poner el mínimo tacto al manejar el engaño. Y como viene siendo habitual en los últimos tiempos, El Fandi tiró por la calle de enmedio y no quiso saber nada del toro yéndose a matar con prontitud. Al menos, podía haber puesto más interés en hacerlo por derecho y no con el horrendo bajonazo con el que despenó al toro. FICHA DEL FESTEJO Madrid, miércoles 21 de mayo de 2014. 13ª de Feria. Corrida de la Prensa. Tres cuartos de plaza. Toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados, astifinos y de cuajadas hechuras. De juego desigual, destacaron los lidiados en 2º y 3º lugar, aplaudidos en el arrasatre. El Cid, silencio y silencio. El Fandi, silencio tras aviso y silencio. Juan del Álamo, oreja y silencio.

Lo más visto