También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Mediodía 26 enero 2016

Cinco años de la Plaza Tharir

Se cumplen cinco años de las concentraciones en la Plaza Tharir, en El Cairo. Aquellas concentraciones significaron un deseo de cambio en Egipto, país decisivo en Oriente Próximo, y propiciaron la salida del poder del Mubarak. Hay una leyenda rosa y otra leyenda negra sobre lo que sucedió en la plaza y en los años posteriores. Conviene evitar las dos. Las protestas tuvieron mucho que ver con un atentado que se había producido días antes en Alejandría, en la iglesia de Alquidisim, donde murieron 22 bautizados. A la plaza salieron los jóvenes, los musulmanes no islamistas, los cristianos, los profesionales que querían libertad, que querían poner fin al régimen de Mubarak sustentado por una alianza táctica entre el ejército y cierto sector de los islamistas. Una vez expulsado Mubarak fueron esos islamistas los que se apropiaron de la revolución. La llegada al poder de los Hermanos Musulmanes, apoyada desde Occidente, supuso una desgracia para el pueblo egipcio. Desgracia solucionada por nuevas protestas y por la presidencia de Al Sisi. Al Sisi no ha devuelto la democracia al país y sus excesos son demasiado frecuentes, pero supone un freno al islamismo. La democracia en Egipto requerirá tiempo. La transición, si prospera, necesitará de al menos 10 años. Está por ver si Al Sisi es un eslabón de este largo proceso, o simplemente un nuevo caudillo.

Lo más visto