También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La China de la que no se habla

En la China con la que hacemos negocios y que pide un lugar entre los grandes de la tierra, ha sido enterrado, en secreto, el obispo Pietro Liu Guandong, bandera de la Iglesia que aún hoy vive en las catacumbas. Tenía 94 años, de los que pasó más de 25 en prisión, y otros muchos bajo estricta vigilancia policial. Su único delito fue manifestar su plena fidelidad al Papa y rechazar encuadrarse en las organizaciones títere con las que el Gobierno comunista pretende aún controlar a la Iglesia. Uno de los muchos sacerdotes que ordenó, ha recordado a la Agencia Asia News que Mons. Liu jamás aceptó compromiso alguno que pusiera en riesgo la integridad de su fe católica.Sus fieles no revelaron el día de su muerte y el lugar de su enterramiento porque la policía habría impedido que portara sus insignias episcopales en su sepultura, y no habría permitido que se le reconociera públicamente como pastor.Según los cálculos del mundo la vida de Pietro Liu podría parecer un fracaso. Y sin embargo sus frutos pueden empezar a verse: en Yixian, su diócesis, surgen numerosas vocaciones sacerdotales y religiosas, y decenas de miles de fieles celebran la Eucaristía. Muchos jóvenes, incluso miembros del partido Comunista se acercan a la fe gracias a su valentía. También en occidente tenemos mucho que aprender de su fe y de su amor a la libertad.  

Lo más visto