También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Cautela a propósito de las elecciones iraníes

El triunfo electoral de Hasan Rohani en las elecciones presidenciales iraníes fue bien acogido por la prensa y la opinión pública internacional. Las primeras imágenes que llegaban, las muestras de júbilo y las cifras de participación parecían confirmar las esperanzas. Irán tendría un presidente moderado, alejado del estilo autoritario y despótico de Ahmadineyad, que introduciría cordura en el Gobierno y abriría un tiempo nuevo en las relaciones diplomáticas entre Irán y el mundo occidental.A las pocas horas de conocerse la victoria de Rohani, las voces del exilio denunciaban que las elecciones eran una pura mascarada. Hoy ya sabemos que Rohani, el clérigo a quien Jamenei encargó la jefatura del grupo que negoció el programa nuclear, descarta suspender el programa de enriquecimiento de uranio. ¿Táctica, convicción o espera a consolidar su posición? De momento en Irán parece no pasar nada que los Guardianes de la Revolución no autoricen. Precisamente por eso, en un momento de absoluta tensión en la zona, la prudencia aconseja esperar. El desenlace de la guerra en Siria, las tensiones internas en Irán y la debilidad económica del país podría forzar una pequeña apertura que, por tímida que sea, pudiera acabar convirtiéndose en una gran oportunidad que Occidente debe saber y poder aprovechar.

Lo más visto