También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Ante los efectos del tifón Yolanda

Cáritas de Segorbe-Castellón y Manos Unidas se movilizan en favor de Filipinas

Caritas de Segorbe-Castellón y Manos Unidas en la Diócesis se han movilizado para canalizar ayudas a los afectados por el tifón Haiyán o Yolanda en Filipinas. En este sentido, han abierto sendas cuentas para ayudar a los damnificados.

Los primeros ya están en contacto con las Caritas Filipinas, y un equipo de expertos llegaba el lunes por barco al puerto de Leyte, en la Arquidiócesis de Palo. Por su parte, Manos Unidas mantiene contacto constante con los socios locales de la zona afectada, con los que llevan más de 25 años trabajando, y está en coordinación con la organización BCDI (Bicol Consortium for Development Initiatives), en particular en la Arquidiócesis de Manila.

 

Las cuentas abiertas para donativos de Caritas Diocesana son:

Bankia: 2038/9939/95/6000431115

CAJAMAR: 3058/7300/80/2720015030

Y a través de Manos Unidas:

BANCO SANTANDER: 0049-1892-63-2210525246 Referencia “EMERGENCIA  FILIPINAS”.

 

Agua potable, productos de higiene y saneamiento, alimentos, medicinas, refugio temporal son, según el Gobierno filipino, las prioridades inmediatas, junto a la retirada de escombros, las tareas logísticas y el restablecimiento de las comunicaciones. Las primeras estimaciones calculan que han fallecido más de 10.000 personas solo en Leyte, cerca de medio millón de desplazados y 4,5 millones de afectados en todo el país, además de daños materiales incalculables. 

 El Papa Francisco, por su parte, oró por las víctimas del tifón después del Ángelus del domingo en la Plaza de San Pedro, y animó a los presentes a ayudar a sus hermanos y hermanas en las Filipinas tanto con gestos concretos como a través de la oración. El presidente de Cáritas Internationalis, cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga ha asegurado  al pueblo filipino que “las Caritas de todo el mundo acudirán en su ayuda".

Desde mediados de la semana pasada, en Filipinas se esperaba con temor el paso de una tormenta que se preveía iba a resultar extremadamente dañina. Pero ni las medidas preventivas, ni el traslado de más de 800.000 personas a zonas más seguras, han sido suficientes y ya se habla de más de 10.000 personas fallecidas sólo en Leyte, cerca de medio millón de desplazados y 4,5 millones de afectados en todo el país, además de daños materiales incalculables.  El tifón Haiyan, conocido en Filipinas como “Yolanda”, golpeó el archipiélago el pasado viernes con vientos de más de 300 kilómetros por hora. Cerca del 80 por ciento de Tacloban, la capital de la provincia, ha resultado destruida por los vientos y por las olas de hasta seis metros de altura, que han arrasado con cuanto encontraban a su paso.

 

Lo más visto