También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Raúl Rivera, única ovación

Canto al aburrimiento en Las Ventas

Una tarde aburrida como pocas, con tintes desesperantes y ayuna de todo por culpa de lo poco que se prestó el ganado y la escasa solvencia de los espadas actuantes, hoy en Las Ventas.

Las Ventas, domingo 8 de septiembre de 2013. Un cuarto de entrada. Cuatro novillos de Fidel San Román, muy bien presentados pero de muy poco juego. Manso y con genio el primero; incierto y bruto el segundo; y sin ninguna clase, quinto y sexto. Tercero y cuarto fueron dos "remiendos" de Mollalta, bueno el primero de ellos, y remiso y frenado el otro. Raúl Rivera, ovación y silencio. Jesús Chover, silencio y división al saludar. Chicuelo de Hellín, silencio tras aviso en ambos.Nueva tarde para echarse a llorar. El segundo festejo del ciclo de encastes minoritarios deparó otro espectáculo de lo más tedioso y anodino por la nula colaboración de los novillos y, también, por el poco oficio y escasa capacidad de resolución de los tres espadas, que pasaron sin pena ni gloria. Un canto al aburrimiento.Sólo hubo un novillo propicio, el tercero, y fue a parar a las manos del más nuevo de la terna, lo que propició que aquello tampoco tuviera el debido interés.El novillo que abrió plaza fue un manso sin paliativos, negado de salida, frenándose en seco en los capotes y que, para colmo, "cantó la gallina" en los tres encuentros que tuvo con el caballo, huyendo despavorido nada más notar el hierro.Rivera compartió banderillas con los otros dos alternantes, protagonizando un tercio un tanto deslavazado.Tuvo mucha miga el manso en el último tercio: pegando arreones y soltando mucho la cara. Rivera puso mucho empeño por hacerse con la situación, mas fue una porfía imposible. Lo mejor, la estocada final de efecto fulminante.Tampoco pudo enmendar la plana en el cuarto, con el que sólo destacó en un aseado tercio de banderillas, pues muleta en mano anduvo el toledano con demasiadas precauciones frente a un novillo de muy cortas embestidas y que acabó también parándose.Chover sorteó en su primer turno un utrero con más "carbón" de salida, con el que pasó inadvertido en el capote. Al igual que Rivera compartió las banderillas con los compañeros, donde anduvieron mejor que en el turno anterior.Fue éste de San Román un novillo muy incierto y muy bruto en la muleta, con el que el valenciano anduvo muy intermitente en una faena de escaso contenido. Hay que dejar claro que no es que estuviera mal Chover, simplemente fue imposible "meter mano" a un novillo tosco y complicado como pocos.En el quinto fue un torbellino Chover con el capote: largas cambiadas, chicuelinas al paso y faroles invertidos, pero, todo hay que decirlo, demasiado atropellado todo. Facultades y facilidad en banderillas. Y con la muleta instrumentó una labor de querer mucho pero que acabó diluyéndose por la falta de clase y extrema sosería de su oponente."Chicuelo de Hellín" recibió a su primero con arrebatadas verónicas. El novillo cobró la primera vara en la querencia, sin embargo, metió bien la cara tanto en el peto como en los capotes.El joven debutante cumplió la generosidad anterior de los compañeros compartiendo también rehiletes con ellos, de entre los cuales sobresalió el par que clavó Rivera.Le vino grande la situación a este albaceteño, muy nuevo aún, que no supo aprovechar las enclasadas embestidas de su oponente, toreando "al hilo", demasiado encimista y acortándole el viaje constantemente. Cosas del oficio. En este caso, el escaso oficio.En el sexto, idéntico guión pero con peor "material", un novillo que se movió pero con tendencia a puntear los engaños, con el que "Chicuelo de Hellín" volvió a evidenciar lo poco rodado que está. Voluntad, mucha voluntad, pero muy poca resolución.

Lo más visto