También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SOCIEDAD | INCAUTADAS 271 IMITACIONES

Cae una red que vendía falsificaciones de Picasso, Miró, Tapies y Warhol

La Policía ha desmantelado una red especializada en falsificar y comercializar pinturas y esculturas de autores como Picasso, Andy Warhol, Miró, Sorolla, Saura, Chillida y Tapies.
Imagen de las obras incautadas.
Imagen de las obras incautadas.

Obras que la organización ofrecía directamente a particulares y galerías de arte, aunque también las trataba de "colocar" en subastas por internet.Antonio Tenorio, inspector jefe y máximo responsable de la Brigada de Patrimonio Artístico de la Policía valora la importancia de esta operación porque con ella se han desarticulado por completo todos los "eslabones" de la red, desde los falsificadores, cinco de los arrestados, hasta los encargados de introducir las imitaciones en el mercado."Llevaban siete años actuando", ha subrayado Tenorio, que ha explicado que los "artistas" detenidos cobraban entre 50 a 100 euros por copia que entregaban a los intermediarios. Estos eran los que incluían los certificados de garantía de autenticidad, también falsos.En el mercado, el valor se disparaba. En una lista de precios que los agentes han encontrado en uno de los siete registros practicados, la organización ofertaba unos dibujos por 1.000 euros -la cantidad más baja- hasta una pintura de Tapies por 180.000 euros.Al falsificador de una voluminosa escultura de una menina intervenida le habían pagado 500 euros aunque la cifra final era "mucho mayor".Fue a raíz de un robo en una vivienda en Denia (Alicante) cuando los agentes iniciaron la investigación. El propietario denunció el robo de diversos efectos, entre ellos algunas obras.Las pesquisas de los agentes llevaron hasta el autor del robo que resultó ser además uno de los miembros de la red desmantelada. Tirando del hilo, relata Alberto Gómez, inspector del grupo especializado en robos de la brigada de Policía judicial de Valencia, la Policía llegó al resto de detenidos, todos de nacionalidad española.Subastaban obras robadas por internet, aunque también tenían el "negocio" de las falsificaciones. Los intermediarios encargaban a los obras a los pintores para venderlas posteriormente a un comercializador por un valor que cuadruplicaba el precio de adquisición.De la elaboración se dedicaban cinco personas, una pareja y un trío de hermanos.Plagiaban con gran calidad pinturas y esculturas de multitud de artistas como Picasso, Warhol, Miró, Sorolla, Pinazo, Apple, Saura, Chillida, Tapies, Mompó, Equipo Crónica, Rafael Alberti, Teixidor, Riera i Aragó y Manolo Valdés, entre otros.Un tipo de pinturas, asegura el jefe de la brigada, que tienen mejor salida que otras imitaciones de autores como El Greco y Velázquez, con un mercado de falsificaciones muy diferente y más difícil de vender.Los cinco eran conscientes de que reproducían o imitaban el estilo de estos autores para luego vender sus obras como verdaderas, pero ellos ni ponían su firma ni tampoco la del famoso autor. Se limitaban a "fusilar" los cuadros de unos artistas a los que se vulnera sus derechos de propiedad intelectual.Y es que "el objetivo final de una falsificación es ponerla a la venta", deja claro Tenorio, que advierte de que obras contemporáneas falsas tienen mucha salida a través de internet. "Las subastas on line se lo están poniendo fácil".El negocio no es otro que cometer una estafa. Vender una obra falsa como verdadera por un precio mucho mayor, añade el inspector de Valencia, quien añade que lo más normal es que las denuncias provengan de propietarios de estas pinturas que quieren venderlas y que es un perito quien les desvela que es una imitación.También es "muy frecuente", dice Tenorio, que autores vivos o los titulares de los derechos de obras denuncien copias falsas que se subastan en una galería.De hecho, era a galerías de Valencia y Madrid a las que se dirigía el encargado de esta red para "colar" las imitaciones, también a particulares vinculados al mundo del arte a través de reuniones organizadas en su oficina o en subastas virtuales.La Dirección General de la Policía recuerda que durante 2014 las investigaciones de la Brigada de Patrimonio Histórico han permitido la restitución a las autoridades colombianas de 641 piezas que habían salido de forma ilegal de su país para comercializarse en España a través de una empresa de mudanzas.También estos agentes han recuperado un cuadro del pintor Carlos de Haes, robado en 1991; se han incautado de un falso Miró que se intentaba vender por 600.000 euros y han devuelto a las autoridades peruanas 22 piezas precolombinas.