También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Borrell: ”Hemos de vivir juntos. De reconstruir el afecto, aunque nos cueste”

Josep Borrell en la manifestación de este domingo en Barcelona. REUTERS
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

El exministro socialista Josep Borrell ve las elecciones del 21 de diciembre como una "oportunidad de oro" para "echar al Govern nacionalista" de Cataluña y, tras arremeter con dureza contra Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, ha pedido a la justicia que actúe contra los que "han hecho daño a Cataluña".

En su discurso en la manifestación contra la independencia en Barcelona convocada por Societat Civil Catalana, Borrell ha cargado contra el hasta ahora presidente de la Generalidad Carles Puigdemont, a quien ha recriminado que hable en nombre de todos los catalanes, contra el exvicepresidente Oriol Junqueras, a quien ha tildado de "totalitario absoluto", y contra la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la "emperatriz de la ambigüedad".

El exministro socialista y expresidente del Parlamento Europeo ha afirmado que espera que la justicia haga "pronto su trabajo" y pida responsabilidades a los líderes del proceso soberanista en Cataluña, que ha llevado a España a un momento "dramático" y "tremendamente difícil y peligroso" de su historia.

"Es el momento de tener la cabeza fría para afrontar las dificultades que vienen. Nos tenemos que comportar como ciudadanos civilizados de un pueblo que debe recoser sus heridas si queremos seguir viviendo juntos", ha indicado.

Borrell ha defendido la aplicación del artículo 155 de la Constitución, ya que cree que no es una "excentricidad", sino un mecanismo para "reponer la legalidad cuando alguien la incumple", como cree que ha hecho el gobierno de la Generalidad.

El exministro ha lamentado que durante "muchos años" numerosos ciudadanos no independentistas "abdicaron" de su deber de ir a votar a las elecciones autonómicas, lo que ha facilitado que hubiera mayorías soberanistas en el Parlament.

"Ahora tenemos una oportunidad de oro, dentro de 53 días (en las elecciones del 21D). Esta vez nadie se quedará en casa", ha indicado Borrell, que ha exclamado, entre aplausos: "El día que votemos echaremos al Govern nacionalista de Cataluña".

"Iremos a votar como ciudadanos que saben que de su voto depende la historia de su país, su bienestar, que se acabe el proceso (independentista), que es la peor cosa que le ha pasado nunca a Cataluña", ha asegurado.

"Iremos a votar como ciudadanos que saben que de su voto depende la historia de su país"

En su discurso, Borell ha arremetido contra Puigdemont, por hablar en nombre de todos los catalanes, y ha afirmado que no le reconoce el derecho de hablar en su nombre, ante lo que un grupo de los concentrados ha coreado cánticos de "Puigdemont, a prisión", que el exministro ha intentado acallar: "No os pongáis a su nivel".

También ha cargado contra Junqueras, a quien ha calificado como un "totalitario" absoluto por decir que en los municipios en los que no se votaría a favor de la independencia de Cataluña no había dignidad.

Además, ha recriminado a Junqueras que tome por "imbéciles" a los ciudadanos, al quitar importancia a la fuga de más de 1.800 empresas de Cataluña, que suponen, según Borrell, el 40 % del PIB de Cataluña.

"Es una tragedia histórica", ha advertido el exministro, que ha recriminado a Junqueras por tener el "récord" de la huida de empresas de un país. "Hemos perdido la mitad de nuestro patrimonio y nos dice que no nos preocupemos", ha denunciado.

No obstante, ha aclarado que, si de verdad hubiese habido una declaración de independencia de Cataluña, se habría disparado el paro, porque la crisis económica "hubiese sido de tal magnitud que se habría pagado con la pérdida de empleo".

"Si esto no pasa, es precisamente gracias al 155. Su aplicación va a hacer que los mercados entiendan que la independencia no va a ocurrir, porque, si se hiciera, la catástrofe económica para Cataluña y para España sería enorme", ha advertido.

Borrell también ha sido muy crítico con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a quien ha definido como una "emperatriz de la ambigüedad" y le ha recriminado que sea "condescendiente con el nacionalismo" y que calificara la aplicación del 155 como un "golpe a la democracia".

"No, señora Colau, no. Cuando se aprobaron las leyes de independencia con 72 votos, pese a que para cambiar el Estatut se necesitan 90, usted calló, no dijo nada. Cuando a los alcaldes les acosaron porque no querían dejar las escuelas para un referéndum ilegal, usted calló. No nos venga a explicar ahora dónde están los golpes a la democracia, porque empiezan cuando se incumplen leyes fundamentales de un país", ha exclamado.

Lo más visto