También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
VALDEMORILLO (MADRID)

Borja puso el color ante los grises

Oreja de peso y mérito de Borja Jiménez en el cierre de Valdemorillo con una mansada de Ana Romero. Lama de Góngora y Espada, sin opciones y con escaso rodaje.
Borja Jiménez paseando la última oreja concedida este domingo en...
Borja Jiménez paseando la última oreja concedida este domingo en la Feria de Valdemorillo. S.N. / COPE.ES

En el fin de feria todo se tiñó de gris. Los cielos de la sierra madrileña, la capa del encierro de Ana Romero y las ideas de los novilleros en muchos momentos del festejo. Se esperaba a los santacolomas de Ana Romero para este último plato del ciclo de Valdemorillo. Una espera que no tuvo recompensa ya que el encierro que llegó hasta el coso cubierto sólo tuvo estampa. Ningún fondo. Ni de casta ni de entrega. Medias arrancadas y muchas miradas a destiempo. Y sin ganas de romper a embestir, que fue lo peor.De la quema se salvó el torero que más oficio y sitio mostró durante toda la tarde. Fue el sevillano Borja Jiménez, que dejó una notable imagen en el cuarto, otro toro de escaso celo pero con movilidad al que muleteó el de Espartinas con oficio y técnica. Fue fundamental que no hubiese dudas cuando el toro midió el cuerpo del torero. Sacó un par de tandas por el pitón derecho de mérito, ligando los muletazos y llevando muy cosido al toro en la muleta. Tan confiado se vio Borja que en un desplante mirando al tendido el toro hizo por él y lo lanzó al aire. Afortunadamente el lance quedó en el susto y tras una estocada desprendida, que necesitó del verdiguillo fue recompensado con la única oreja que se paseó en el festejo.El toro que abrió plaza abrió plaza fue un 'santacoloma' entipado que después tuvo una nobleza pajuna y sin entrega. Mostró mucha firmeza Borja, aguantando parones y miradas y sacando varias tandas a media altura con limpieza. Quizá se pasó de faena en busca de un lucimiento que era complicado. Llegó con buenas hechuras el segundo pero todo fue eso, fachada. El animal de Ana Romero no tuvo fondo ni de clase ni de casta. Siempre muy reservón, Lama de Góngora se mostró resolutivo pero fue difícil sacar agua de un pozo vacío.El quinto, al que Lama recibió a portagayola y una larga en el tercio, sacó muchas complicaciones en el tercio de muleta. Siempre quedándose por abajo y metiéndose por dentro, el cárdeno de Ana Romero puso en más de un apuro al torero sevillano, que esta vez mostró muchas más carencias en cuanto a oficio.El primer toro del lote de Francisco José Espada fue otro animal vacío de casta. Siempre con medias arrancadas y sin celo alguno, tuvo mérito la disposición del torero madrileño, que llegó a ser volteado durante la faena de muleta.El sexto no mejoró el panorama ganadero y Espada solo pudo poner voluntad con otro ejemplar sin raza ni voluntad de seguir las telas con ganas. Lo pasaportó con dignidad.

FICHA DEL FESTEJO

Valdemorillo (Madrid), domingo 7 de febrero de 2016. 3 de Feria. Dos tercios de plaza.

Toros de Ana Romero, bien presentados, disparejos de hechuras pero de escasa raza. Muy frenados, sin entrega ni humillación. Con más movilidad el cuarto, pero sin terminar de romper.

Borja Jiménez, saludos tras aviso y oreja tras aviso.

Lama de Góngora, silencio y silencio.

Francisco José Espada, silencio y silencio.

Lo más visto