También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Blasfemia sangrienta en Pakistán

Más de 70 cristianos han sido asesinados en Lahore, en Pakistán, durante la celebración de la Pascua. Ha sido un acto de violencia blasfema porque se ha cometido invocando el nombre de Dios. Es el momento para que todos aquellos que creen en El Misericordioso y el Compasivo alcen sus voces de forma rotunda y denuncien que este baño de sangre contradice las enseñanzas del Corán. Quien mata a una sola persona, quien mata a un solo cristiano, es como si matase a toda la humanidad, recuerda el Libro de los creyentes.Es también la hora de dejar de lado la indiferencia y el silencio de toda la comunidad internacional que con pasividad ve cómo se conculca sistemáticamente el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) y el Pacto Internacional de Desarrollos Civiles y Políticos (1976), en los que se consagra la libertad de religión. El cristianismo es la religión más perseguida del mundo, según datos de la OSCE 150.000 bautizados son asesinados al año por su fe.Pakistán es uno de los países del mundo donde más sufren los cristianos. No es extraño que se les asesine por negarse a convertirse al islam. Llueve sobre mojado. En marzo de 2013 una multitud atacó el barrio cristiano de Lahore  destruyendo 160 viviendas. Ese mismo año 140 cristianos fueron asesinados junto a una iglesia en Peshawar. A menudo se utiliza la inicua ley contra la blasfemia, que rige en el país, para linchar a los seguidores de la cruz. Es necesario luchar para evitar la situación en la que viven, y también dejarnos tocar por su fidelidad y por su testimonio.

Lo más visto