También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Corrida de Beneficencia

Benéficas orejas para El Juli e Iván Fandiño en un adiós muy especial

La Corrida de Beneficencia de este año ha supesto la última que ha presidido Juan Carlos I como Rey de España. Un festejo en el que cortaron una oreja El Juli e Iván Fandiño y en el que Alejandro Talavante se fue de vacío con el peor lote.
El Rey de España junto a los tres toreros actuantes...
El Rey de España junto a los tres toreros actuantes en la Corrida de Beneficencia. EFE

De 

Emociones a flor de piel. No era un adiós, aunque sonase así. Era un hasta luego. Porque estoy seguro que don Juan Carlos seguirá asomándose a los escaños de las plazas de toros de España en el futuro. Él ha sido nuestro gran defensor, nuestro embajador.  Supo heredar la afición de su madre, doña María de las Mercedes, y ha sabido transmitírsela a su hija la infanta Elena. Don Juan Carlos ha sido, es, y será el aficionado número uno de España.Y en su última Corrida de Beneficencia como monarca vio como con la desigual corrida de Alcurrucén emergían dos toreros que, cada uno a su modo, cortaban sendas orejas. Orejas en un día especial y que así parecieron.Lavadito de cara y engatillado de pitones salió el primero de Alcurrucén. Flojeó y se protestó su continuidad en el ruedo. Pique en quites. Fandiño por tafalleras. Juli, alternando chicuelinas y tijerillas. Tuvo buena condición el toro en la muleta poderosa de El Juli. Mano baja y apuesta por el toreo hondo de Julián. Por los dos pitones, el madrileño supo exprimir en la distancia corta al toro. Y el espadazo, saliendose de la suerte pero amarrado en la cruz. La oreja, escasa en su petición de pañuelos.La lidia del quinto fue una lucha de todos contra todos. De los tendidos contra la posibilidad del triunfo de El Juli. De El Juli contra la condición del toro. Del toro contra el mundo y su negativa de embestir por derecho y continuidad. Cada cite de Julián traía consigo los pitos desde el tendido. Pero muy centrado, el torero se encajó y logró sacar varios redondos de largo trazo, llevando muy obligado al toro. Lo intentó al natural. Más difícil y además apretando el viento. Esfuerzo en balde de El Juli.El primer toro de Alcurrucén tuvo un incio explosivo de faena. Fandiño, que no brindo a don Juan Carlos, se plantó en los medios. Distancias y el toro al galope. Emoción y exposición en esas primeras tandas. Pero el animal echó el cierre demasiado pronto y Fandiño quedó sin opciones.Tampoco brindó Fandiño su segundo toro al Rey. Las imitaciones mejor en otras cuestiones. La faena del torero vasco se movió entre mucha desigualdades de temple y trazo. Hubo muletazos profundos y templados, entremezclados con otros más atropellados y livianos en mando. Una tanda al natural ya en las postrimerías de la faena resultó la más lograda. Lo que fue inapelable fue el espadazo final. En la yema y con la banda de la taleguilla rasgada. Pese a que falló el puntillero y el toro se resistió a doblar, cayó otra oreja de escaso peso.Muy vulgar resultó el descastado tercero. Toro insulso con el que Talavante estuvo más voluntarioso que resolutivo. Tampoco remontó con el sexto, que tuvo más genio que casta y que nunca quiso entregarse de un Talavante que acabó sin pena ni gloria su paso por esta Beneficencia.La última ovación, la más merecida, se la llevó de nuevo el Rey de España. Vuelva pronto y cuando quiera, Don Juan Carlos. FICHA DEL FESTEJO Madrid, miércoles 4 de junio de 2014. Corrida de Beneficencia. Lleno de 'No hay billetes'. Toros de Alcurrucén, muy en tipo y de armónicas hechuras. Astifinos de cuerna. Noble aunque flojo el 1º, noble y de profunda embestida el 5º. Fueron los mejores. El Juli, oreja y palmas. Iván Fandiño, silencio y oreja tras aviso. Alejandro Talavante, silencio y silencio.

Lo más visto