También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial del Lunes 15 de septiembre de 2014

La barbarie yihadista suma y sigue

Los terroristas del denominado “Estado Islámico” han vuelto a conmocionar al mundo, ahora con la decapitación del cooperante británico, David Haines. Los actos de pura maldad de quienes utilizan el nombre de Dios en vano para sembrar el terror contrastan con la labor generosa del cooperante que precisamente había dedicado buena parte de su vida a ayudar a los mismos musulmanes, víctimas de conflictos en lugares como Libia, Siria y los Balcanes.Solo la cobardía y el miedo pueden llevar a mirar para otro lado o a pensar que el desafío no va con nosotros. La amenaza es global. Pero la respuesta no puede ser cualquiera ni realizarse de cualquier manera. Los yihadistas tienen claro el punto de mira, quieren implantar el califato en medio mundo, han convertido en refugiados a miles de personas en su propia tierra, han perseguido y asesinado a miles de sirios e iraquíes y están dispuestos a hacerlo con todos aquellos que se nieguen a plegarse a sus deseos. Ante esta situación, es urgente lograr una coalición de carácter internacional, que incluya a los propios países árabes dispuestos a hacer frente de maneras diversas al Estado Islámico. La intervención militar norteamericana, tal y como la plantea Obama, puede terminar propiciando una espiral bélica en la zona. Como ha dicho este domingo el Papa Francisco, ya tenemos bastante experiencia de guerra. La guerra es una locura, solo hace aumentar el mal y la muerte y, a estas alturas, deberíamos haber aprendido la lección.