También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial COPE

Baño de realidad en Francia

Si consigue aprobar la cuestión de confianza a la que se ha sometido en la Asamblea Nacional, el nuevo Gobierno socialista francés que preside Manuel Valls, pondrá en marcha, ya sin titubeos, la política de austeridad económica que había boicoteado el a la izquierdista de su partido. Aunque una buena parte de la opinión pública se sigue manifestando en contra de los recortes, e incluso demanda un adelanto de las elecciones, lo cierto es que el presidente François Hollande está plenamente convencido de que no hay otra alternativa política y económica que no sea la reducción drástica del gasto público, por muchas que sean las críticas que reciba. En sus primeras declaraciones despúes de la formación de su nuevo Gobierno, Manuel Valls decía algo tan simple y tantas veces repetido en otras latitudes, como que los franceses no pueden vivir por encima de sus medios y que no se debe hablar tanto de austeridad como de rigor en el gasto. Y ayer, ante una nutrida asamblea de empresarios, Valls se manifestaba rotundamente en favor de la empresa privada como motor de la economía y reconocía la necesidad de mayor flexibilidad en los contratos de trabajo, en el marco de un « pacto de responsabilidad » entre empresas y sindicatos. La « responsabilidad » se ha convertido ya en la palabra clave de la gestión que se dispone a afrontar el Gobierno, después de haber sufrido una de sus peores crisis políticas. Una crisis, no olvidemos, en la que se han enfrentado los dos lenguajes que más ha utilizado la izquierda en los últimos años: el rigor y la austeridad como premisa del futuro crcimiento, frente al gasto publico, el crecimiento de la deuda y el déficit para mantener un Estado del Bienestar que se ha hecho insostenible. De ese debate interno se ha impuesto la realidad y, dentro de ella, admitir lo absurdo que resulta acusar a Alemania de todos los males de Francia, algo que en nuestro país todavía no ha querido entender una izquierda apegada a la demagogia como estrategia electoral.   

Lo más visto