También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Balance de un viaje histórico

El Papa Francisco ha realizado un destallado balance de su reciente peregrinación apostólica a Tierra Santa durante la audiencia general con los fieles congregados en la plaza de san Pedro. Habrá que esperar a que el tiempo nos revele la trascendencia de una visita cargada de gestos proféticos, de símbolos y mensajes que pueden traer un cambio de esperanza en la historia de la humanidad. Francisco ha calificado esta peregrinación como un gran don para la Iglesia y ha recordado que la paz se consigue artesanalmente, porque no hay industrias dedicadas a la paz. La paz, ha insistido el Papa, es un don de Dios que hay que pedir con insistencia en la oración, y se consigue cuando los corazones están abiertos al don de Dios. El trabajo en pos de la construcción de la paz tendrá un hito significativo en el encuentro de oración que mantendrán pronto los Presidentes israelí y palestino en el Vaticano. Este viaje ha tenido una importante dimensión ecuménica, cincuenta años después del encuentro entre Pablo VI y el Patriarca Atenágoras. El beso de Francisco y Bartolomé a la piedra del sepulcro de Jesús subraya que sólo volviendo al origen de la Iglesia será posible la unidad de los cristianos. Además, el Papa, que ofrecía la imagen del más puro Evangelio, ha confirmado la fe de quienes siguen a Jesús en esas tierras. Una fe probada que ofrece un singular testimonio de caridad y esperanza.