También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 07/05/2015

Bachelet corta por lo sano

Michel Bachelet asumió la presidencia de Chile envuelta en un halo de honestidad. Para muchos, Piñera era solo una muestra de excepcionalidad. Pese a ser hijo de un embajador del Gobierno de Frei Montalva, a su “no” en el plebiscito sobre la continuidad de Pinochet en el poder, y al hecho de haber sido un hombre cercano a la Democracia Cristiana, su pertenencia al partido de la derecha, Renovación Nacional, le hacía sospechoso para muchos. Bachelet era, por lo tanto, la única opción. La sorpresa ha sido que solo dos años después de su segunda llegada a la Presidencia, la corrupción ha empañado a su gobierno. Su hijo, acusado de tráfico de influencias, fue apartado del Gobierno y su causa está en los Tribunales. Tras algunos titubeos iniciales, Bachelet ha resuelto pedir la renuncia a todo su Gobierno, a excepción de su Ministro de Exteriores. Dentro de 72 horas decidirá quién se queda y quién se va. Bachelet preside un país con retos importantes en materia de desigualdad, pero muy estable política y económicamente. La sociedad chilena ha sido ejemplar en su proceso de transición y ese capital político y cultural debe ser protegido y fomentado. Si Bachelet ha acertado o no, lo veremos en los próximos meses. Por el momento, su ejercicio de autoridad legitima a la Presidencia de la República y frena el descrédito y desgaste del Ejecutivo.

Lo más visto