También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La auténtica víctima del delirio separatista

Mientras la aplicación de la ley sigue su curso para impedir su rebeldía frente al Estado y la Constitución, el presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, está ofreciendo un espectáculo bochornoso al suplicar a la CUP su apoyo para seguir en el poder y liderar la consumación de la estrategia separatista. A Mas le quedaba un último gesto para no perder su dignidad: acatar la resolución del Tribunal Constitucional, renunciar a su candidatura y convocar nuevas elecciones. Ha preferido la huida hacia delante, sin importarle la humillación de entregarse literalmente a un partido antisistema, que se opone a la integración de una Cataluña independiente en la Unión Europea, es decir, al sueño que había vendido el propio Mas a sus electores.Mas se dispone a llevar hasta el extremo su aventura negándose a acatar la ley, en un intento patético de convertirse en víctima de la Constitución que juró defender y a la cual debe todo el poder que ha ejercido. Y la peor consecuencia de su deslealtad jurídica y política es la de haber dividido inútilmente a la sociedad catalana, auténtica víctima del delirio separatista. No obstante, la propia lógica del Estado de Derecho ofrece todas las garantías al conjunto de los catalanes, de que el Estado mantendrá el funcionamiento de las instituciones. Mientras, la aplicación de la ley seguirá su curso hasta las últimas consecuencias, en defensa, precisamente, de Cataluña.

Lo más visto