También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Balonmano | Liga de Campeones

El Atlético rompe los pronósticos y llegará con ventaja al Palau

El Atlético de Madrid venció por 25-20 al Barcelona Intersport, en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones.
Sarmiento intenta dar un pase (fcbarcelona.es)
Sarmiento intenta dar un pase (fcbarcelona.es)

El Atlético rompió todos los pronósticos y afrontará la próxima semana el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones con una renta de cinco goles, tras imponerse hoy por 25-20 al Barcelona Intersport, gracias a una extraordinaria lección de intensidad defensiva.Un extraordinario trabajo defensivo, en el que volvió a tener un papel fundamental el guardameta José Javier Hombrados, que hoy volvió a ser determinante en el que podría ser su ultimo partido en activo, si el próximo lunes vence en las elecciones a la presidencia de la Federación Española de Balonmano. Pese a haberse enfrentado en innumerables ocasiones en los últimos tiempos, la trascendencia del choque, pareció pesar a rojiblancos y azulgranas, que se mostraron inusitadamente imprecisos en el arranque de partido. Unos nervios que el Barcelona fue aplacando de la manera que mejor gusta, a base de una impenetrable defensa, que ni tan siquiera necesitó, al menos de partida, de la colaboración del portero Arpad Sterbik, para ir ahogando poco a poco al ataque madrileño. Pero si granítica se mostraba la zaga azulgrana, no menos inexpugnable se comportaba la defensa atlética, que con la simple presencia en pista del guardameta José Javier Hombrados ganó enteros en confianza.Una solidez que el Barcelona pareció capaz de comenzar a desquebrajar de la mano del pivote francés Cedric Sorhaindo, que encontró siempre el hueco necesario para aprovechar al visión de juego de Rutenka o Dani Sarmiento. Fórmula con la que se encargó de acabar el ansiado José Javier Hombrados, que en su retorno a las pistas, tras su exhibición en los octavos de final hace tres semanas en Berlín, tras atajar un disparo a bocajarro del pivote francés. Una parada que pareció no sólo incendiar la grada de un abarrotado Vistalegre, sino al conjunto rojiblanco, que de la mano de un inspirado Joan Cañellas logró abrir la primera brecha en el marcador (7-4) con un parcial de 0-3.Pero para doblegar a este Barcelona hace falta más que un simple acelerón, como se encargó de demostrar el equipo de Xavi Pascual, que endosó en los siguientes cinco minutos a los madrileños un contundente parcial de 0-4, que devolvió a los azulgranas la delantera (7-8) en el marcador. Una situación, que obligó al técnico local Talant Dujshebaev a solicitar con urgencia un tiempo muerto, para evitar la escapada de un Barcelona, que parecía haber dado con la tecla correcta tanto en ataque como en defensa para decantar el encuentro a su favor.Parón que no pudo venir mejor al Atlético, que encontró en las consignas de Dujshebaev el aliento necesario para recuperar la solidez defensiva del inicio del partido. Una tarea en la que jugó un papel fundamental, además del ya mencionado Hombrados, el sueco Jonas Kallman, que en el fragor del partido, pareció olvidarse de las molestias con las que arrancó el día a causa de un proceso gripal.Con Kallman como líder, la zaga rojiblanca volvió a cerrar todos los caminos al gol al conjunto catalán, que falto de ideas, permitió al Atlético desplegar su fulgurante juego de transición, lo que posibilitó a los rojiblancos devolver (11-8) el parcial a los de Xavi Pascual. Una renta, que Sterbik, que hasta los minutos finales del primer tiempo no pudo evidenciar su condición de mejor guardameta mundial, dejó en un exiguo gol (11-10) al llegar al descanso, con dos soberbias paradas finales. Dinámica que el cancerbero hispano-serbio no pudo prolongar en el arranque de la segunda mitad, en el que todo el protagonismo recayó en la pareja formada por Hombrados y Cañellas, que con sus paradas y sus goles permitieron al Atlético recuperar su máxima (13-10) ventaja. Una diferencia que el propio Cañellas y, sobre todo, el macedonio Kiril Lazarov, otro de los destacados por el cuadro rojiblanco, se encargaron de aumentar un poco más (16-12) casi transcurridos diez minutos del segundo parcial.Renta más que considerable, que obligó a reaccionar de inmediato a Xavi Pascual, pero ni las palabras del técnico azulgrana, ni la malentendida agresividad de Rutenka, que volvió a demostrar tanto su inmensa calidad, como su gusto por cualquier tipo de follón, sirvieron para enjugar la ventaja atlética. Y es que hoy más que nunca el Atlético evidenció su carácter ganador, ese que Dujshebaev y sus pupilos han sentido menospreciado, a tenor de todos los pronósticos, que daban al Barcelona como claro ganador. Orgullo, del que tiraron como nunca desde habituales secundarios como Jurkiewicz, a rutilantes estrellas como Ivano Balic, que salvó con una agónica carrera un gol cantado a portería vacía, cuando actuaba como portero jugador. Una intensidad, que permitió al Atlético afrontar los últimos nueve minutos de juego con una ventaja de cuatro goles (21-17), que hacía peligrar, al menos hoy en Vistalegre, la condición de favorito del conjunto azulgrana.Cartel que pareció perjudicar más que beneficiar al Barcelona en un tramo final de encuentro, en el que los visitantes, cada vez más desnortados, comenzaron a poner en peligro no ya sus posibilidades en el partido, sino en la eliminatoria, con los seis goles (23-17) de renta que alcanzó el Atlético a seis minutos de la conclusión.Minutos finales en los que ni las lesiones de Roberto García y Lazarov ni las exclusiones de Kallman y Balic redujeron la intensidad defensiva de los locales, que volvieron a tener como héroe a un Hombrados, que detuvo dos penaltis a Rutenka y Rocas, que, en los que pueden ser sus últimos minutos en activo, rozó con los dedos la categoría de leyenda. Ficha técnica: 25 - Atlético de Madrid: Hombrados; Roberto García (4), Lazarov (6, 3p), Balic (4), Cañellas (6), Kallman (1) y Aginagalde (2) -equipo inicial- Dahl (ps), Miguel Sánchez (-), Edu Fernández (-), Ferrer (-), Romero (-), Davis (1), Jurkiewicz (1) y Masachs (-)20 - Barcelona Intersport: Sterbik; Víctor Tomás (2), Gurbindo (-), Sorhaindo (3), Jernemyr (-), Morros (-) y Juanín García (2) -equipo inicial- Saric (ps), Noddesbo (-), Raúl Entrerríos (1), Sarmiento (2), Montoro (-), Aguirrezabalaga (1), Rutenka (6, 1p), Stranovsky (2) y Rocas (1p) Marcador cada cinco minutos: 2-2, 4-4, 7-5, 8-8, 9-8 y 11-10 (Descanso) 13-11, 16-14, 18-16, 20-17, 23-17 y 25-20 (Final)

Lo más visto