También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ESPAÑA | No tendrá que dormir en el CIS

Así es la pulsera telemática de Carromero

Jerónimo Martín, Jefe Delegado Sindical de CAIP en el Centor Penitenciario de Valdemoro, ha explicado en La Tarde cómo funcionan estos dispositivos.
Ejemplo de dispositivo telemático. Foto: Instituciones Penitenciarias
Ejemplo de dispositivo telemático. Foto: Instituciones Penitenciarias

De 

El Dirigente de Nuevas Generaciones del PP, Ángel Carromero, ya tiene su pulsera telemática, por lo que no tendrá que dormir más en el Centro de Inserción Social, como hacía hasta ahora. Carromero fue condenado a 4 años de cárcel en Cuba por homicidio imprudente por el accidente de tráfico el pasado mes de julio que le costó la vida a dos disidentes cubanos, entre ellos Oswaldo Payá.

Jerónimo Martín, Jefe Delegado Sindical de CAIP en el Centor Penitenciario de Valdemoro, ha explicado en La Tarde cómo funcionan este tipo de dispositivos. “Consta de dos piezas, una que se fija al tobillo de la persona a la que se ha concedido el tercer grado, y otra pieza que se pone en el domicilio de esa persona, conectado a la línea telefónica. Este aparato establece una línea de acción para dentro de la casa, para que la persona no se pueda separar de esa distancia dentro de un período de tiempo, en este caso por la noche” ha explicado.  Jerónimo Martín ha matizado que la pulsera “se pone en el tobillo porque es un sitio más discreto”, ya que ocupa “como un par de relojes”, ha dicho.

La pulsera telemática “normalmente se concede a aquellos internos con el tercer grado que lo solicitan y que cumplen una serie de condiciones: que tengan trabajo, una vida social estable, todo avalado con informes de psicólogos y trabajadores sociales”, según ha explicado Jerónimo Martín. Todo con un control, “hay coordinadores de servicios de incógnito que van a visitar a los internos a su trabajo”, ha dicho.

Este dispositivo “no puede quitarse y si se intenta manipular tiene una alarma que da un aviso”. Sobre su colocación, ha explicado Jerónimo que normalmente la hacen los funcionarios de prisiones, en función del centro y que luego es una empresa quien pone el aparato en el domicilio. No supone ningún inconveniente para la vida diaria, “puede mojarse, pero tiene que ser revisada cada quince días”, ha dicho Jerónimo.

Escucha aquí la explicación de Jerónimo Martín en La Tarde.