También en directo
Ahora en vídeo
Presentando a María como ejemplo de docilidad, fraternidad y gozo contagioso

El arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, inaugura el Triduo de la Mare de Déu del Lledó

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, en la misa del primer día del Triduo a la Mare de Déu del Lledó, ha presentado a María como morada de Dios, cauce que muestra el cielo y posibilidad de vivir sin temor, con alegría y anunciando a Cristo.

De 

Al explicar estas expresiones extraídas de las lecturas de la liturgia, ponía en boca de la Virgen esta enseñanza: “Yo he dejado mi vida para que habite Dios en mi; haced lo que Jesús os diga; y descubrid que no hay miedos, que podéis vivir con alegría entregados a mostrar con vuestra vida el rostro de Dios a los hombres”. Monseñor Osoro comenzaba invitando a acoger a Dios en el corazón de cada castellonense, porque cuando él entra “todo es luz, horizonte, y capacita a vivir mi vida de un modo nuevo”. Por eso, a continuación afirmaba que el mundo actual necesita de cauces que, como la Mare de Déu del Lledó, muestren a Dios: “Dios no sobra; es necesario porque hacerlo presente es permitir que llegue la vida, el amor a los demás, dar posibilidades”. Por último, aseguraba que María hace posible que el cristiano viva sin temor, con alegría y disponibilidad a compartir esta experiencia: “Dios cuenta con cada uno de nosotros. Nadie sobra. Todos somos necesarios para llevar el anu7ncio de la resurrección”.  

Lo más visto