También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | VALENCIA

El arte sí tiene hueco (pero no espada)

Dos notables faenas mal rematadas por los aceros fue el balance de Diego Urdiales este miércoles en el quinto festejo de la Feria de Fallas. La corrida de Alcurrucén defraudó por su mansedumbre.
Urdiales en un pase de pecho al sexto toro de...
Urdiales en un pase de pecho al sexto toro de Alcurrucén en Valencia. EFE
  • cope.es
  • cope.es

Anda pululando estas últimas semanas por whatsapp y las redes sociales un montaje que conjuga el autobús del Morante Tour, la plaza de toros de Sevilla y el nombre de Diego Urdiales. "El arte no tiene hueco" dice con sorna el meme. Diego Urdiales dio argumentos a los que dicen, con razón, que el menudo torero arnedano es actualmente uno de los intérpretes más puros del toreo. Hoy, en Valencia, fue una buena muestra de ello.Y es que muy sólida resultó la actuación de Diego Urdiales ante el tercero, un toro que nunca terminó de rematar en sus embestidas pero al que hizo embestir si o si la firmeza del riojano. Siempre muy encajado, tirando del toro, la primera parte de la faena a derechas fue el preludio del toreo de cante grande que llegó al natural. Siempre en la diagonal del toro, echando los vuelos con tersura y corriendo la mano con despaciosidad. Pero con la posibilidad de tocar pelo, Urdiales pinchó y dejó después una estocada que hizo guardia. Una pena...Voló con buen aire el capote de Urdiales en el saludo a la verónica al cinqueño que hizo sexto. Toro largo y fuerte que no regaló ni una embestida. Se lo sacó a los medios el torero para intentar que el animal se desplazase algo más. De nuevo atornilladas las zapatillas y mando en los toques. Le robó dos tandas de buen trazo en redondo, pero en la tercera le costó ya más al toro seguir la muleta. Al natural tragó para extraer también varios pases de gran concepto. Se tiró con fe detrás de la espada. Contraria de atracarse de toro, lo que retardó la muerte del animal. Marró con los aceros y perdió la posibilidad de tocar pelo. Otra pena...El resto de la corrida tuvo poca historia. Tan poca como la escasa raza que sacó la corrida de Alcurrucén. ¿Recuerdan? La que entró a última hora en sustitución de la prevista y apalabrada de Cuadri.Quien siempre tiene sitio y muchos padrinos es Juan José Padilla, que no pasó de vulgar durante toda la tarde. Salió algo acalambrado el primer toro de Alcurrucén. Girón, bien hecho y muy en Núñez. No terminó de remontar su feble condición durante el resto de su lidia. Padilla no se dio coba con las banderillas y mandó a su cuadrilla a cumplir con su cometido. Después, el animal no terminó nunca de romper. Es verdad que se movió algo, pero sin continuidad. Respondió mejor en una tanda en la que el jerezano le cogió más en corto, pero su trasteo nunca tomó vuelo y abusó al intentar exprimir al toro. Tras una estocada atravesada y un golpe de descabello, Padilla salió al tercio a saludar una ovación sin que nadie le llamase a ello.El hechurado cuarto permitió a Padilla lucirse con el capote. Dos largas y un posterior ramillete por Chicuelo fue el saludo capotero. Después llegó un eléctrico tercio de banderillas y un inicio de faena demasiado violento rodilla en tierra. El toro andaba justo de motor y con esas carreras y tirones terminó de agotar el combustible. El toro se paró sin remisión y pese a la insistencia del torero no hubo posibilidad ni de entrar a matar. El toro, afligido, se echó para no levantarse más. También salió reservón el segundo, una auténtica pintura por capa y hechuras. No rompió en ningún momento en los primeros tercios, siempre pensándoselo a la defensiva y apretando hacia tablas. Pero el oficio y el poso de Miguel Abellán posibilitó que el toro tuviese algún viaje potable en el último tercio. Con un punto indisimulable de mansedumbre, el de Alcurrucén se desplazó cuando Abellán lo atacó por abajo. Una tanda por cada pitón tuvieron enjundia y largura en los muletazos. La estocada, volcándose, se enterró en su totalidad. Pero el puntillero levantó al toro y el premio final quedó reducido a una justa vuelta al ruedo.El quinto tuvo algo de movilidad en el último tercio. Pero una movilidad exenta de clase y entrega. Tampoco se apretó mucho Abellán, demasiado periférico y sin terminar de apostar nunca por sacar algo lucido. FICHA DEL FESTEJO Valencia, martes 17 de marzo de 2015. 5ª de Feria. Algo más de media entrada. Toros de Alcurrucén, bien presentados y de parejas hechuras a excepción del cinqueño y cuajado sexto. Conjunto manso y muy bajo de raza, sin terminar de romper y alguno como el cuarto, muerto en vida. Manejable sin más el tercero. Juan José Padilla, saludos por su cuenta tras aviso y silencio. Miguel Abellán, vuelta y silencio. Diego Urdiales, saludos y saludos tras aviso.

Lo más visto