También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Música clásica en La Linterna

Arrancan los festivales de Toroella y Segovia

Carlos de Matesanz nos presenta las novedades de la música clásica en La Linterna y nos hace alguna recomendación discográfica.
Segovia. Ayuntamiento de Segovia
Segovia. Ayuntamiento de Segovia
  • cope.es
  • cope.es

La localidad gerundense de Torroella de Montgrí ha ido asentando, durante los últimos 33 años, uno de los más sólidos, personales e interesantes festivales de música clásica del panorama nacional, centrándose más en las agrupaciones de cámara que en los grandes conjuntos sinfónicos y cuidando siempre más la calidad que la cantidad. En esta trigésimo tercera edición, que se extiende entre el 19 de julio y el 27 de agosto, centrándose en los fines de semana, mantienen un alto nivel de calidad, en el que no han conseguido evitar la inmersión de ejemplares, digamos, fronterizos –por decir algo- como el clown del violín Ara Malikian o Pep el Butifarra, que no deben hacernos olvidar que por el mismo pasarán también la Orquesta Barroca de Stuttgart, el pianista Iván Martín o el conjunto Hesperión XX que dirige Jordi Savall. O que el festival ha creado su propia orquesta orquesta barroca de excelente nivel –Academia 1750- y que es la que, este año, lo inaugura.Más veterano, el Festival de Segovia alcanza su trigésimo octava edición, estructurado, como siempre, en torno a la Semana de Música de Cámara, que vivirá su cuadragésimo cuarto cumpleaños. Es ella la que mantiene el rigor y un cierto nivel musicales que siempre le han caracterizado, aunque reducida a cuatro (misérrima cantidad para el melómano) conciertos; sus fechas: del 29 de julio al 1 de agosto. Paralelamente (del 24 de julio al 3 de agosto), el festival presenta conciertos de diverso tipo, tan atractivos como carentes de interés, en la sección llamada “En abierto”: con soul, gospel, arias “de cine”, antologías zarzueleras o tango. En definitiva: un poco de todo y nada de nada. Eso sí, muy entretenido ello. Por suerte, existe, simultáneamente, el Festival Joven: ocho conciertos, gratuitos todos, encomendados a jóvenes músicos brillantes y entusiastas, como la sensible y galardonada guitarrista Isabel Sánchez Millán, los renombrados Carla Marrero (violín) y Jorge Nava (piano) y el trío de cuerdas Proyecto Brunetti. Sólo por ellos merece la pena acercarse a Segovia: el arte –del romano al barroco-, la gastronomía –mayormente cochinillo y cordero, pero no sólo- y estos días, también, la música. NOVEDADES DISCOGRÁFICAS.-Dos sellos no demasiado conocidos ni con gran presencia en las cada vez más escasas tiendas de discos, Capriccio y Rondeau, acaban de lanzar un par de novedades muy interesantes. El primero se fija en el italiano Mario Castelnuovo-Tedesco (1895-1968), autor de una música nada original pero muy fresca, graciosa y de muy fácil escucha; y se fija no para recurrir, una vez más, a sus conciertos para guitarra y orquesta, muy grabados, sino en los nada habituales conciertos para piano y orquesta, de los cuales compuso dos, con diez años de distancia: 1927 y 1937. Los ha grabado con Pietro Massa como solista y la Neubrandenburger Philharmonie dirigida por Stefan Malzew. Ellos ocupan el primer disco de este doble compacto; en el segundo, Massa interpreta 9 obras para piano solo del mismo autor.La casa alemana Rondeau presenta uno de los pocos registros que hay de la Pasión según San Mateo de Bach. Pero, ojo: no la celebérrima de Johann Sebastian Bach, sino la mucho más liviana e infinitamente más corta de su hijo: Carl Philipp Emmanuel Bach. El fuerte del registro, además de la transparente toma sonora y la excelente presentación, es la presencia del prestigioso Coro de Niños de Windsbach y el cuidado acompañamiento de la orquesta Deutsche Kammer-Virtuosen de Berlín; la parte débil afecta a la dirección minuciosa pero lenta y poco contrastada de Karl-Friedrich Beringer y a un discreto cuarteto de solistas vocales en el que sólo destaca la veterana contralto Elisabeth von Magnus. Pero, como estos discos son de serie cara y la crisis sigue sin permitirnos demasiadas alegrías, recomendamos también un par de novedades del más veterano de los sellos económicos: Naxos. Ambos, por cierto, con la música de Gioacchino Rossini como protagonista. Alessandro Marangoni saca el quinto volumen de la poco conocida música para piano del genial operista , en un álbum que contiene el duodécimo de los libros de sus disparatados “Pecados de Vejez”. Por otro lado, aparece una de las pocas grabaciones de la versión francesa de su ópera “El asedio de Corinto”. Se trata de una grabación en vivo en el Festival de Wilbad de 2010, dirigida con vida aunque sin especial refinamiento por Jean-Luc Tingaud a la orquesta Virtuosi Brunensis, que no suena mal. La versión francesa, debida al propio Rossini, tiene la peculiaridad de que el papel de Neocles no está escrito, como en la versión italiana, para una voz de mezzosoprano, sino de tenor; aquí, el tenor Michael Spyres, muy valiente y no poco brillante en tan difícil parte. En la otra parte de tenor, la de Cleomenes, destaca un nombre español: la del joven barcelonés Marc Sala, que, habiendo cantado habitualmente sólo papeles secundarios, pega el salto cantando este ingrato papel. Junto a ellos, dos cantantes veteranos, expertísimos rossinianos: el bajo Lorenzo Regazzo y la soprano Majella Cullagh. El registro, aunque incluye el habitualmente cercenado ballet, se ofrece en sólo dos discos, aprovechados al máximo. Para las versiones italianas, tenemos los registros cantados por los norteamericanos Samuel Ramey (Philips “Maometto secondo”) o Beverly Sills (EMI “L’assedio di Corinto”); de la versión francesa (“Le siège de Corinthe”), ésta es sin duda la mejor grabación –y más barata- que puede encontrarse actualmente.

Lo más visto