También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En la avenida José Ortiz

Almassora renueva la red de agua potable para mejorar la localización de averías

Almassora mejorará la localización de averías en un tramo de la red de agua potable de la avenida José Ortiz con la renovación de un sector de la zona en el que se trabaja desde el pasado lunes 25 de febrero.

Los trabajos, que han sido visitados por el regidor del departamento de Servicios Públicos, José Martínez, se ejecutan “con diligencia y sin dilación puesto que el objetivo es generar los mínimos contratiempos a los vecinos que durante estas semanas conviven con las obras”.   Ejecutadas por la firma concesionaria de la explotación de la red de agua potable en la población, Facsa, el proyecto dio comienzo con la instalación de una tubería provisional. El objetivo, tal y como ha indicado el delegado de la concesionaria en el municipio, Rafael Lahuerta, ha sido el de garantizar la continuidad del suministro a los abonados mientras se ejecutaba el proyecto.   “En estos momentos los trabajos se encuentran en una fase intermedia, y la previsión que nos ha trasladado Facsa es concluir el proyecto a final de mes”, ha indicado el titular de Servicios Públicos, que esta semana visitaba la intervención. “Somos conscientes de que cualquier proyecto en vía pública siempre genera contratiempos. Sin embargo, nos consta que la concesionaria ha velado por la pronta ejecución de la obra y ha realizado cortes breves para perjudicar lo mínimo al abonado”.   El proyecto, que se ejecuta en el tramo de avenida comprendido entre las calles Santo Cristo y San Felipe, permitirá localizar las averías en este sector hidrométrico reduciendo el número de abonados que quedaban sin servicio como consecuencia de un fallo en el sistema. Tal y como informa Facsa, “la configuración de la red municipal de agua potable en la zona es de tipo ramificada, es decir, con forma de espina de pez. Existe una tubería principal de donde parten tuberías secundarias que generalmente acaban en un tapón”. Una circunstancia que provoca que “ante cualquier incidencia, se vean afectados un gran número de abonados”.   El proyecto que se ejecuta en la actualidad cambia la configuración de tipo ramificado a tipo mallado, un sistema en el que “todas las tuberías están interconectadas y se eliminan los finales de red”. Asimismo, se instala “una válvula de corte al principio y final de cada tramo” de modo que en el caso de que se registre una incidencia “se pueda aislar de manera rápida y eficaz minimizando el impacto sobre los abonados”, ha señalado Lahuerta.