También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Red a red en La Tarde

El adiós de Google News puede 'matar' a los webs de información españolas

Carlos Sánchez, director de cuentas de ImagoSport, nos cuenta en La Tarde las consecuencias del cierre de Google News.

Casi con alevosía y hasta nocturnidad, por aquello de los husos horarios, Google -sito en California, EEUU- ha hecho público esta madruga a través de su blog corporativo que a partir del 16 de diciembre su servicio Google News dejará de funcionar en España. Una noticia que ya corría como la pólvora en los mentideros desde que el pasado mes de octubre el Gobierno aprobó al albur de la Asociación Española de Diarios Españoles (AEDE) la Ley de Protección Intelectual (LPI), pero que ha caído como una bomba para millones de usuario de internet… o como aparente agua del cielo para aquellos medios periodísticos que tanta fuerza han hecho porque se aprobara la denominada ‘Tasa Google’, que prevé la introducción del derecho irrenunciable de los editores a cobrar de los agregadores 'online'. Claro que no es oro todo lo que reluce. Te explicamos los porqués y consecuencias de la que sin duda será una de las noticias del año.

Lo primero es explicar qué es Google News: se trata de un agregador y buscador de noticias que rastrea información publicada por medios de comunicación 'online' de todo el mundo. Un servicio gratuito para aquellos medios que lo deseen, por lo tanto y esto es importante no es obligatorio. Se trata de una elección. Este servicio de enlaces proporciona un tráfico estimado en 10.000 millones de click al mes en todo el mundo. Lo que traducido al lenguaje del negocio periodístico es sinónimo de dinero, ya que cuantos más clicks -más visitas- más dinero en publicidad puedes ingresar.

¿Qué significa el cierre de Google News? A partir del día 16 de diciembre -el 1 de enero entra en vigor la LPI- no aparecerán 'indexadas' noticias de medios españoles en ningún sitio de Google News, ni siquiera en los de lengua española. Simplificando, el usuario de internet ya no encontrara el destacado de una noticia cuando acuda al buscador a informarse. Por lo tanto, si quiere leer cualquier artículo tendrá que ir a la fuente original, algo que el ecosistema de las redes sociales y los buscadores han transformado y cada vez está más en desuso.

La siguiente cuestión es ¿por qué cierra Google News? Google se niega a tener que pagar un canon obligatorio a los editores -estos no pueden renunciar a él aunque quiseran como pasa con muchos medios nativos digitales- por un servicio de enlace que ellos ofrecen de manera gratuita y por el que no ganan dinero ya que no introducen publicidad en él. Es más, esgrimen la idea de que ellos dan a ganar dinero a los medio facilitándoles un importante tráfico a sus webs.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias? En el ánimo de ADED subyace el deseo de hacerse con el tráfico total y directo sin previo paso por Google. Entienden que antes eran fusiladas sus noticias y que ahora captarán el click de todos los internautas. Sin embargo la experiencia de países como Alemania hacen zozobrar esa idea. Prueba de ello es que el grupo que Axel Springer, el grupo editorial más importante de Alemania y editor de Bild, vio reducido en un 80% sus vistas a sus portales de información tras renunciar a estar en Google News. Por supuesto, tuvo que regresar. Y ya hay estudios en España que estiman que actualmente el tráfico que generaba a los medios españoles este servicio estaba por encima del 35%.

¿Qué pasará? Se estima, a tenor de lo sucedido en otros países, que el descenso de tráfico en las webs será acusado y por extensión habrá una caída en los ingresos publicitarios. Todo lo contrario a lo que espera ADED, principal promotor a que el Gobierno impusiera una tasa en lugar de negociar directamente con Google. Llegado el caso, no hay que descartar una modificación de la Ley y una negociación directa entre editores y Google como ya ha ocurrido en Francia, donde el buscador compensa con 60 millones a los editores.