También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 6ª de San Isidro

Adame entre la invalidez

Una inválida corrida de La Palmosilla hizo que el sexto festejo de la Feria de San Isidro se alargase casi hasta la tres horas de duración. La única nota positiva fue la vuelta al ruedo dada por Joselito Adame tras una notable faena a un sobrero de Torrealta.
Joselito Adame durante su faena de muleta al sobrero de...
Joselito Adame durante su faena de muleta al sobrero de Torrealta. EFE

Petardo sin paliativos de La Palmosilla. Corrida sin fuerza, sin alma. Para hacérselo pensar. Casi tres horas de festejo tedioso y sin historia más allá de un nuevo toque de atención de Joselito Adame en Madrid. Tras su revelador paso por el San Isidro 2013, el mexicano volvió a demostrar que hay torero por el que apostar. Suya fue la vuelta al ruedo en el tercero. El inválido titular fue para atrás tras su encuentro con los caballos. No había fuelle para más. En su lugar, un tren de mercancías con el hierro de Torrealta. Expresión de viejo y kilos para dar de comer a un regimiento. Joselito Adame dejó una gran imagen. Poderoso en el inicio de faena por abajo, templado y profundo a media altura cuando el toro no descolgaba y como un poste con el toro más aplomado. Faena de gran poso que no tuvo el acompañamiento del toro, al que le faltó mayor chispa y entrega. Y la estocada arriba, en el sitio, del que salió rodado el toro. La frialdad de la tarde jugó en contra del torero mexicano y no hubo petición suficiente. La vuelta al ruedo recobró el sentido que siempre ha tenido en Madrid con Adame.También hubo buenos detalles con el sexto del hierro titular. Un toro al límite de todo que aunque se fue apagando poco a poco, dejó estar a Adame. El mexicano repitió argumentos y tiró de temple para alargar unas embestidas de cansino viaje. El público valoró su esfuerzo pero había poco donde rascar.Si lo hizo en Sevilla hasta en siete ocasiones, también lo repitió en Madrid. Hasta la puerta de chiqueros se fue Manuel Escribano a recibir a su primer toro. Años de espera para confirmar Escribano y tarde para olvidar. Tardó en fijarse el toro de la confirmación aunque el sevillano salvó con soltura el trance. Después todo fue un castillo de naipes que fue cayendo a medida que el toro de La Palmosilla demostró que no poseía ni un gramo de casta y fortaleza. Ni hubo lucimiento en banderillas y con la muleta todo fue un simulacro. No quiso insistir Escribano. Hizo bien.Lo intentó aún a sabiendas de las escasas prestaciones del tercer sobrero de La Rosaleda. El toro se movió pero de manera bruta, sin pasar nunca y sin decir nada. El sevillano hizo un esfuerzo en vano.Bien hecho estaba el segundo, otro toro muy medido de raza y fuerza. La primera ovación la levantó Padilla en su brindis a Adolfo Suárez Illana. Emoción en unas palabras que unían afición y dificultades en la vida. La faena de muleta duró un suspiro, lo que tardó Padilla en comprender que con semejante material era imposible el lucimiento.Se echó para atrás otro semoviente de La Palmosilla en cuarto lugar. El segundo sobrero lucía el hierro de Sánchez-Dalp. Y ni el titular ni el sobrero. Compartieron tercio de banderillas Padilla y Escribano antes de que el jerezano se echase de rodillas para comenzar la faena de muleta. Padilla puso disposición pero el toro no puso nada de su parte. Sin clase ni ritmo en sus embestidas, poco a poco se fue apagando y la labor del torero nunca alcanzó cotas brillantes. FICHA DEL FESTEJO Madrid, miércoles 14 de mayo de 2014. 6ª de Feria. Dos tercios largos de plaza. Toros de La Palmosilla, desiguales de presentación y de juego manso e inválido. Un sobrero de Torrealta (3º bis), feo de hechuras, sin casta ni entrega aunque manejable. Otro sobrero de Sánchez-Dalp (4º bis), descastado. Un tercer sobrero de La Rosaleda (5º bis), deslucido. Juan José Padilla, silencio y silencio. Manuel Escribano, que confirmaba, silencio y silencio. Joselito Adame, vuelta tras aviso y silencio tras dos avisos.

Lo más visto