También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 25/05/2014

Abrazo en Jerusalén

De 

Cincuenta años después del histórico abrazo de Pablo VI con el Patriarca Atenágoras en Jerusalén, el Papa Francisco y el actual Patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, se encontrarán esta tarde junto al Monte los Olivos y firmarán una declaración ecuménica. Los máximos representantes del catolicismo y de la ortodoxia no se limitarán a rememorar aquel encuentro que desatascó unas relaciones prácticamente bloqueadas desde hacía siglos. La presencia de ambos hoy en Jerusalén es ya toda una declaración de intenciones sobre la voluntad de ambas Iglesias de culminar el camino hacia la plena unidad de los cristianos, por la que Jesucristo pidió en el Cenáculo. Mucho han mejorado las relaciones en estas cinco décadas.En un ambiente difícil, a menudo incluso hostil, los católicos y ortodoxos de Tierra Santa dan cada día testimonio de unidad y marcan así el rumbo al resto. Como dijo Benedicto XVI en su último viaje a Alemania, el ecumenismo nada tiene de negociación política, donde cada parte debe ceder a algunas de sus pretensiones para obtener contrapartidas a cambio. La fe no es una cosa que nosotros concordamos, sino el fundamento sobre el cual vivimos. El admirable ejemplo de fe de estas probadas comunidades cristianas de Oriente Medio es el mejor revulsivo para la ansiada unidad.  

Lo más visto