También en directo
Ahora en vídeo
TOROS | 3ª Feria de San Fermín

Abellán, quietud ante el dolor

El diestro Miguel Abellán cortó este lunes la primera oreja de las corridas de toros de la Feria de San Fermín. Lesionado por una rotura de fibras en su primer toro, el madrileño cortó el trofeo en el quinto por una faena de firmeza y temple. La corrida de Torrestrella defraudó por su escaso juego. Ferrera y Luque fueron silenciados.
Miguel Abellán tras la larga cambiada con la que recibió...

De 

A base de garra y por la vía del sufrimiento. Parece que son las claves de las actuaciones de Miguel Abellán este año. Si en Madrid cortó una oreja por su exposición, en Pamplona fue el más difícil todavía. Una lesión de fibras que se recrudecía en su primer toro, hizo que Abellán hiciese el esfuerzo en el quinto para arrancar una oreja pese al dolor de la lesión.Visiblemente mermado de facultades pese a salir infiltrado, Miguel Abellán estuvo más que digno con el astifino quinto. Y ante la lesión que le impedía moverse con facultades, el madrileño tiró de firmeza para correr la mano con temple y largura ante un animal manejable y con buen son. Ante el dolor, Abellán tiró de quietud, raza y amor propio para seguir en el ruedo y terminar de cuajar al toro de Torrestrella. Los mejores pasajes los firmó el del barrio de Usera por el pitón derecho. La estocada, al paso viajó al primer intento y a las manos de Miguel Abellán fue a parar una oreja de ley.La lesión había llegado en su primer toro, al que recibió Abellán con una larga en el tercio Un burraco más bajo y armónico de hechuras que el resto de sus hermanos. Pero el toro no desarrolló nunca ni clase ni celo en sus embestidas. Inició la faena de rodillas en los medios el madrileño para después intentar el toreo fundamental sin muchas opciones. El de Torrestrella se paraba siempre a mitad del muletazo, sin fijeza y buscando el bulto. No pudo Abellán armar faena y para rematar el infortunio, se resintió de la lesión de abductores que arrastraba al entrar a matar.Trajó el primer toro de Torrestrella unas hechuras muy de Pamplona. Seriedad, trapío y ramate a partes iguales. Peleó con pujanza en su el primer encuentro en el caballo pero dijo nones en el segundo. Quiso banderillear Antonio Ferrera con exposición pero el toro no ayudó mucho. Después, el toro tuvo mejores principìos que finales. Sin entrega, el animal de Álvaro Domecq iba y venía pero sin mucha sal en sus embestidas. Apretó más por abajo Ferrera con la muleta en la zurda. Hubo una tanda de trazo largo y relajada planta. Pero demasiado poco para llegar a los calientes tendidos pamploneses.Más basto y bruto vino el cuarto de Torrestrella, el toro que entró a última hora tras la lesión en el encierrillo del toro previsto. Solvente en banderillas, Ferrera firmó una faena voluntariosa sin más. El animal de Torrestrella embestía sin clase ni ritmo, muy descompuesto siempre. El extremeño se puso por los dos pitones, pero allí no había material que cincelar. Daniel Luque entró en Pamplona a última hora y lo hizo sin mucha suerte después en el ruedo. Su primero fue un toro muy deslucido que no quiso ni caballo ni pelea en la muleta. El sevillano hizo el esfuerzo con un toro que nunca se entregó ni quiso coger con clase los engaños. Puso temple Luque con el el fin de que el toro rompiese, algo que no hizo.Más feo de hechuras fue el sexto, abierto de cuerna y ancho de sienes. Animal con movilidad pero que nunca descolgó y que embistió siempre sin humillar. Luque se mostró correcto y muy templado. Supo pulsear los viajes del toro a media altura en un trasteo que no terminó de coger vuelo pese a la voluntad del sevillano. La estocada cayó trasera y Luque se atascó con el descabello, llegando a escuchar dos avisos. FICHA DEL FESTEJO Pamplona, lunes 7 de julio de 2014. 3ª de Feria. Lleno. Toros de Torrestrella, bien presentados, serios y astifinos aunque desiguales de hechuras. Conjunto bajo de raza y deslucido a excepción del noble quinto. Manejable sin humillar el sexto. Antonio Ferrera, silencio y silencio. Miguel Abellán, silencio y oreja. Daniel Luque, silencio y silencio tras dos avisos.

Lo más visto