También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Tiempo clásico en La Linterna

2014: tricentenario del nacimiento de Willibald Gluck

Toda la actualidad de la música clásica con el experto Carlos de Matesanz.
Christoph Willibald Gluck
Christoph Willibald Gluck

Llamado a ser el gran reformador de la ópera en el siglo XVIII, Christoph Willibald Gluck nació en el verano de 1714 en un pueblecito bávaro, Erasbach, a medio camino entre Nuremberg y Ratisbona. La celebración de este tricentenario es, sin duda, la efeméride más destacada el año que ahora empieza, aunque muy probablemente no alcance la repercusión relativa que han tenido, en 2013, los bicentenarios de Verdi y Wagner. No obstante, por su reforma de la ópera barroca y la apertura de caminos expresivos hacia el Clasicismo, su contribución a la Historia de la Música es parangonable a la del último de los mencionados.Autor de algunos títulos muy presentes en el repertorio de los teatros líricos, como “Orfeo y Eurídice”, “Alcestes” o “Ifigenia en Táuride”, Gluck depuró la retórica de los recargados y ya ineficaces libretos barrocos con la colaboración de su libretista habitual, Raniero de Calzabigi. Paralelamente, elaboró un nuevo estilo musical equilibrado y claro, muy ceñido a la dramaturgia de lo que se representa. La rígida y repetitiva sucesión de recitativos y arias propia del Barroco da paso, en las óperas de madurez de Gluck, a una sucesión de números variados, con profusión de coros, dúos, tercetos y números de ballet que le dan al género lírico un nuevo dinamismo.Novedades discográficas.-El sello hipereconómico Brilliant, especializado en reediciones de fondos ajenos, lanza, precisamente, la recuperación de un histórico registro de la más popular ópera de Gluck: “Orfeo y Eurídice”. Se trata de una grabación de 1966 que presenta un exótico equipo que, no obstante, funciona: la mezzo americana, especializada en Verdi, Grace Bumbry; la soprano alemana, especializada en Mozart y en opereta, Anneliese Rothenberger; y el director checo, más conocido por sus interpretaciones de Dvorák y Mahler, Vaclav Neumann al frente de la centenaria y prestigiosa Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig: todos son ajenos al auténtico estilo dieciochesco, pero realizan un esfuerzo de contención y expresividad que alcanza excelentes resultados. La ópera es breve y se ofrece en un doble compacto de menos de cien minutos de duración.También ocupa dos discos “Idomeneo”, la más gluckiana de las óperas de Wolfgang Amadeus Mozart, y no porque sea una ópera breve, sino porque la vieja grabación (1956) dirigida por Sir John Pritchard que Brilliant reedita tiene numerosos cortes y varios números eliminados. Se trata de un registro procedente de EMI, realizado en estudio y con óptimo sonido para la época, con el Coro y Orquesta del Festival de Glyndebourne. El principal atractivo de esta versión es el terceto protagonista, integrado por dos estrellas de la Ópera de Viena en su mejor época: el tenor canadiense Leopold Simoneau y la soprano yugoeslava Sena Jurinac, junto al tenor galés Richard Lewis.Al margen de la ópera, el mismo sello reedita algunas integrales sinfónicas de muy especial interés. Así, la grabación de las sinfonías de Franz Schubert que a finales de los 70 y principios de los 80 realizara Herbert Blomstedt al frente de otra orquesta centenaria: la Staatskapelle de Dresde, o la de las sinfonías del ruso Alexander Glazunov, grabada en vivo por las mismas fechas, a cargo de la Sinfónica de la Radio de Moscú dirigida por Vladimir Fedoseyev. Ambas aparecen en sendas cajas de cuatro discos. Más destacada aún es la reedición de la mítica grabación de las sinfonías del finés Jan Sibelius a cargo de la Sinfónica de Berlín dirigida insuperablemente por Kurt Sanderling, una de las referencias máximas de esta música, que aparece ahora en una caja de siete compactos porque, a las sinfonías, se añaden (casi) todos los poemas sinfónicos del autor tocados por la Filarmónica de Moscú bajo la batuta discreta de Vassily Sinaisky.Conciertos recomendados.-El jueves 9 de enero se tendrá la oportunidad única de asistir a una versión de concierto de la excelente ópera de Gaetano Donizetti “Roberto Devereux” en el Auditorio de Tenerife, con el acompañamiento de lujo de la Sinfónica tinerfeña bajo la batuta de Evelino Pidó, contando para los dos papeles protagonistas, de gran dificultad y peso, con sendos cantantes canarios: la soprano Yolanda Auyanet como la reina Isabel I de Inglaterra y el tenor Celso Albelo como su favorito Devereux. Completan el reparto el hermano de este último, el también tenor Badel Albelo, el barítono italiano Damiano Salerno y, sobre todo, la mezzosoprano valenciana Silvia Tro. Una oportunidad para no perderse.

Lo más visto