Liderar es servir - Lidérate
LIDÉRATE blog de liderazgo, marca personal y comunicación Virginia Areños

Liderar es servir

¿Sabes? Hubo un tiempo en el que mi futuro dependía de lo que dijera una moneda. No sé si te habrá pasado lo mismo. Esos días en los que estás completamente desganado y dices: pues mira, si sale cara hago una cosa y si sale cruz pues ya hago otra.

¡Qué buen planteamiento de vida, eh! Un planazo, sobre todo porque sabia que no iba a cumplir con el juego.

Total, que vas dejándote llevar, haces lo que se espera y poco más. No encuentras tu sitio pero tampoco lo buscas. Nada te llena, nadie te aporta y llegas a hacerte preguntas absurdas del tipo: ¿habré nacido en la época equivocada? Y cuando estás en ese punto comienzan a sonar las alarmas porque “esto ya no son unos días, esto ya empieza a convertirse en una racha y como siga así no tiene pinta de ser pasajera”.

Así que un día cualquiera dije: “Hasta aquí”
¿Qué pasó? Lo esperado, seguí con mi rutina vacía y me culpé por no hacer nada.

Otro día: “Hasta aquí”
¿Resultado? El mismo, y además me frustré por fallarme de nuevo.

“Hasta aquí”. Una y otra vez, otra vez y una más.

Hasta que, de repente, sucedió. Me apunté al proyecto masterminds de Beatriz Recio -una mujer motivadora a la que conocí meses antes de mi letargo-. El 30 de abril a las 7 de la tarde todo cambió. Ese día conocí al hombre que ha marcado mi vida (al menos hasta hoy). Despertó mi energía y me hizo comprender que ya no podía perder más tiempo. Él no lo sabía pero ¡me estaba dando la vida!

Por fin escuchaba a alguien que no temía compartir su experiencia. Alguien a quien le interesaba aprender de los demás, que no miraba por encima del hombro, que no sentaba cátedra. Un tipo al que no le pesaba ser exvicepresidente mundial de IBM -hay tanto narcisismo suelto que cuando te encuentras con alguien así recuperas la confianza en las personas-.  “Ya no estamos para sumar. Hablamos de multiplicar y esto incluye el servicio a los demás”. Toma ya, primera declaración de intenciones.

Me presentó las obras de grandes especialistas en liderazgo y management como Peter Drucker, Andrew Canergie, James Hunter, Jim Collins, C.S Lewis… Y me acercó al equipo de trabajo de John Maxwell, reconocido experto en liderazgo, del que él forma parte.

“Servir es imprescindible”

No podía estar más de acuerdo.

Ese señor, distinguido en las formas y cuidado en el atuendo, te cuenta que liderar es influir aportando valor. Y no importa el escalón profesional o personal en el que estés. Es cuestión de actitud, porque liderar depende solo y exclusivamente de ti. Tú puedes aportar valor y ser mejor con los demás independientemente del puesto que ocupes, el dinero que ganes o los libros que hayas leído.

“Para ser un buen líder se necesita talento, conocimiento y habilidades. Y todo eso hay que trabajarlo”.

He de reconocer que me abdujo. Me atrajo su carisma, su humildad, su convicción, su pasión, sus ganas… (ya he dicho que me abdujo).

Javier Sada y John Maxwell. Exponentes de "liderar es servir"

“Tú te pones los límites”, me dijo: “Tú decides si eres buena en lo que haces o eres la mejor. Se trata de llegar a la excelencia con sentido común”. Y me puso EL ejemplo: “Hay padres que quieren que su hijo sea un gran nadador porque ya hay miles de futbolistas. El niño odia el agua y prefiere la pelota. ¿Por qué no enseñas a tu hijo a nadar para que no se ahogue y dejas que trabaje en ser el mejor en lo que se le da bien?”

Provocó que estudiara mi actitud y me replanteara cómo manejo mi tiempo. Me hizo entender que las decisiones que tomo y, sobre todo, las que no tomo, influyen en quién soy y en los demás.

30 años de experiencia o un año repetido 30 veces

“¿Eres la mejor de la clase?” me preguntó en una ocasión “si eso es así, cámbiate de clase porque ahí no vas a crecer”. Y continuó “Tú que quieres ¿un año repetido 30 veces o 30 años de experiencia?”.

Hablaba de lo perjudicial que es el ego “solo no se consigue nada” y no se olvidaba de lo sano y necesario que es ser agradecido.

Hubo un tiempo en el que aparté la moneda y decidí actuar. Pasados los meses entendí que era eso de “hacer que las cosas ocurran”. Y si hoy me permito este blog “Lidérate”es gracias a él.

Liderar es servir

Os presento al tipo que me dio, sin saberlo, una de las mejores lecciones de vida: el tiempo no es infinito y liderar es servir.

“Mi filosofía sobre el liderazgo es muy simple: Liderar es nada más y nada menos que ‘Servir’; 

estoy firmemente convencido de que en el corazón del liderazgo reside el servicio a los demás”

"Liderar es servir".Javier Sada pronunciando una conferencia.

Un día, pasado el tiempo, me surgió una duda profesional y me puse en contacto con él. Ya había tomado una decisión pero, antes de hacerla pública, quería saber su opinión. ¿Se acordaba de mí? Sí. Y una vez más, sin esperar nada a cambio, se comportó como es: un gran líder.

Gracias Javier por mostrarme el valor del liderazgo. “Liderar es servir”

 

0 0 0 0