Cohetes de precisión - Con Basket si hay paraíso

Cohetes de precisión

Inspiración colectiva por encima de la individual. Si algo nos están dejando estas finales de Conferencia de la NBA es que el rendimiento colectivo está superando claramente al gran rendimiento individual que pueda tener en frente algunas de las estrellas de la NBA. Boston hizo una demostración de juego colectivo en el 2-0 frente a Cleveland superando una actuación sobresaliente de Lebron James, Golden State Warriors superó en el primer partido de la final del Oeste una gran actuación de Harden con 42 puntos, y los propios Houston Rockets han conseguido empatar la serie superando una soberbia actuación de Kevin Durant, 38 puntos, 18 sólo en el tercer cuarto.

Sucede como estaba anunciado antes de esta final, que Houston Rockets es un equipo preparado con su baloncesto ofensivo para acribillar a cualquier rival desde todos los ángulos, desde todas las posiciones, anticipábamos antes de la final que la batalla palmo a palmo y en cualquier baldosa de la cancha iba a ser cruda, que los Warriors, buenos defensores, deberían emplearse a fondo si en frente los Rockets estaban inspirados de cara al aro.

En el primer duelo lo consiguieron claramente, en el segundo no. Houston abrió la cancha todo lo que pudo como es costumbre, pero esta vez la barba Harden no fue el único argumento (27 puntos), sino que aparecieron las mejores versiones de jugadores como Eric Gordon, 27 puntos saliendo desde el banquillo (6/9 en triples), PJ Tucker, su mejor actuación de siempre en playoffs con 22 (5/6 en triples),  Trevor Ariza, 19 puntos además de 6 asistencias, y la dirección endemoniada de Chris Paul, 16 puntos y 6 asistencias. Siempre dispuesto a hacer un nudo al rival, Paul es reincidente con Stephen Curry al que tiró al suelo por segundo partido consecutivo con sus quiebros (la estrella Warrior no está en su mejor versión aún tras reaparecer de su lesión en este playoff); Paul lo mismo habilita a los tiradores liberados que lanza contraataques furibundos, está ante su gran oportunidad por fin en su carrera NBA, a sus 32 años entiende que no puede esperar más para disputar la final de la NBA y buscar su primer anillo.

Si en algo son superiores los Warriors es en la defensa, pero en este segundo capítulo los Rockets han estado mucho más intensos en el cuerpo a cuerpo ante un rival menos vigoroso.
No se está siempre igual en una serie tan intensa y en tan corto espacio de tiempo, la adrenalina es un combustible muy preciado que necesita recargarse, los Warriors tuvieron menos vigor tras haber ganado su primer punto de la final en suelo texano.

En este sentido, PJ Tucker y Capela pusieron el vigor en la pintura de los Rockets, atentos a las líneas de pase y las ayudas. Una gran actuación colectiva de Houston que si tiene continuidad puede poner en aprietos a los campeones de la NBA, nadie lo dudaba. Los Rockets viven en grandes espacios desde los que pueden tirar con gran precisión, 16 triples para acribillar a unos Warriors siempre atentos a cerrarse para no permitir vías de penetración, especialmente Harden, pero que ante la precisión texana poco pudieron hacer. O estás en misa o repicando, en los dos sitios es difícil, y si Houston está atinado en el tiro tienes que escoger qué parte te tapas.  En suma, la final del Oeste está en el punto que todos esperábamos, dispuestos a seguir disfrutando de los dos mejores ataques de la liga.

Lebron como de costumbre.

Los tres candidatos al MVP de la temporada (liga regular) son James Harden, de nuevo, Anthony Davis, que repite, y como de costumbre Lebron James. Sólo el año pasado desde 2008 ha faltado el Rey Lebron a la elección al mejor jugador de la temporada en el reñido duelo estuvo entre Westbrook, Harden y Leonard, finalmente para Westbrook. James Harden y Anthony Davis están consolidados como dos de los mejores jugadores de la NBA y algún año puede que le corresponda, ¿tal vez éste?

Es llamativo como el nivel de Lebron James le hace un fijo de este galardón, incluso cuando la temporada regular de su equipo ha sido discreta o mala para lo que se espera de un equipo aspirante al anillo. Pero a su nivel habitual, es difícil que el cuatro veces MVP de la liga se quede fuera, y curiosamente su rendimiento ha aumentado esta temporada en puntos, asistencias y con porcentajes de tiro más que respetables.

En cuanto a Davis, tiene mucho mérito, se ha colado por derecho propio en una carrera de bases y aleros de la liga, que dominan desde hace muchos años la NBA y cuya importancia ha crecido en las últimas décadas. Lebron James,Kobe Bryant, Kevin Durant, Stephen Curry, Derrick Rose, Russell Westbrook han sido los ganadores en los últimos años, desde 2006 no es elegido mejor jugador de la NBA un hombre alto, fue Dirk Nowitzki, por lo que el nombramiento de Anthony Davis como candidato en un reino de locos bajitos o medianos, hablar de la relevancia en el juego del pívot de los Pelícanos de Nueva Orleans.

0 0 0 0