También en directo
Ahora en vídeo

'LA MAÑANA FIN DE SEMANA'

Fernando de Haro: "Torra promete lo que no fué"

 

  • authors and signature:lista con un numero insuficiente de elementos

Quim Torra, el candidato a la investidura digitalizado por Puigdemont, tiene una voluntad firme, rotunda, y clara de darle la razón al juez Pablo Llarena. Torra, que según lo previsto, no ha conseguido la investidura en la primera votación en la que se exigía mayoría absoluta, ha conseguido otra cosa: ratificar el auto de Llarena del 21 de marzo de 2018 en el que juez Llarena. Llarena aseguraba en ese auto que el proceso de independencia sigue latente. El discurso del digitalizado Quim Torra fue una vuelta a la casilla de salida: al 19 de diciembre de 2012 cuando Mas y Oriol Junqueras firmaron el Acuerdo para la Transición Nacional. Como si no hubiera pasado nada. Quim Torra hizo un discurso radical, de supremacismo independentista, habló de un liderazgo compartido entre Puigdemont y él. Torra dejó claro que apuesta por seguir echándole un pulso al Estado. Encarándose con el Jefe del Estado, con el Rey, le dijo a Felipe VI cómo tiene que hacer las cosas

"El discurso del digitalizado Quim Torra fue una vuelta a la casilla de salida"

Quim Torra prometió la apertura de un proceso constituyente. Volvemos a la resolución del 23 de enero de 213 cuando el Parlament de Cataluña se declaró sujeto soberano. Estamos como en febrero de 2013 cuando se creó el Consejo Asesor para la Transición Nacional. Torra dice querer volver al Libro Blanco de la Transición de 2014, a las elecciones plebiscitarias de 2015. Después de aquellas elecciones de 2015, en enero de 2016 el Parlament de Cataluña, aprobó la Comisión del Estudio del Proceso Constituyente.

Dos años y tres meses después estamos en el mismo punto. Porque Quim Torra no quiere enterarse de que la docenas de sentencias del Tribunal Constitucional que han frenado todo el procés.

Quim Torra sostuvo que, una vez levantando el 155, habrá llegado el momento de retomar el camino de la república.

Volvemos al 28 de agosto de 2017 cuando se presentó en el Parlament de Cataluña la proposición de Ley de transitoriedad jurídica con la que se daba comienzo al proceso para constituir la república independiente. Volvemos al 8 de septiembre de 2017 cuando se aprobó esa ley y la declaración, tras el simulacro del referéndum del 1 de octubre, a la declaración de la república el 27 de octubre .

Después de decenas de sentencias del Constitucional, de un callejón sin salida que no reconoce lo votado por más de la mitad de los catalanes, de 3.873 empresas menos, después de que se ha hecho evidente que el Estado tiene recursos para frenar la ruptura, el digitalizado Torra vuelve al principio.

Para que quedase claro que Torra era el digitalizado, Puigdemont se ocupó, a través de una entrevista en La Stampa, de advertir que la legislatura se acabará dentro de cinco meses si el Gobierno español no le deja hacer lo que quiere, si para la república. Pues habrá elecciones porque el Estado ha dejado claro que no va a ceder.

El portavoz de ERC, Sergi Sabria, a pesar del discurso radical de Torra, dejó claro que los republicanos, que tanto han hablado en los últimos meses de la necesidad de abrir otra vía, de ser realista, cuando ha llegado el momento de votar, no reprochan nada ni a Puigdemont ni a su digitalizado candidato.

La investidura de Quim Torra en segunda vuelta queda en manos de la abstención de la CUP y de la decisión que tome este domingo. Carlos Riera el portavoz de la CUP hizo un llamamiento a la desobediencia unilateral. Y aseguró que la candidatura de Torra está pensada "para que el Estado la acepte y Borbón la rubrique"

Los portavoces de Ciudadanos, PSC y PP coincidieron en subrayar que el proyecto de Torra va contra más de la mitad de los catalanes.

Especialmente vibrante fueron las intervenciones de Arrimadas que acuso a Torra de no estar dispuesto a dirigir un Gobierno sino un Comité de Defensa de la República.

Rajoy aplicó rajoyina y aseguró que no le gustó lo que oyó pero que va a esperar a los hechos y no a los discursos.

Torra se puede poner como quiera, se le puede llenar la boca de república e independencia, pero Carlos Riera, el portavoz de la CUP lleva razón. Quim Torra es el candidato a presidir un Gobierno autonómico y, según el artículo 67 del Estatuto de Cataluña, el presidente o presidenta de la Generalitat es nombrado por el rey. Por mucho que se empeñe Quim Torra no se puede volver a diciembre de 2012.

  • megabanner_3:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado