También en directo
Ahora en vídeo

J. L. RESTÁN | LÍNEA EDITORIAL

Cataluña, fin de una época

Los últimos tres meses han sido tan agitados como inciertos en Cataluña. 

Los últimos tres meses han sido tan agitados como inciertos en Cataluña. Sin embargo las instituciones han funcionado y un acuerdo parlamentario sin precedentes ha hecho posible que los ciudadanos puedan elegir hoy a sus legítimos representantes con absolutas garantías legales y políticas.  La normalidad institucional, aunque a primera vista cueste creerlo, ha certificado la derrota del independentismo, tal y como hasta ahora lo hemos conocido. Los catalanes votan hoy un Parlamento autonómico y ninguna fuerza independentista ha boicoteado estas elecciones. Todos saben, los independentistas también, que ni el Estado español ni la Unión Europea se van a doblegar.

Mañana, sean cuales sean los resultados, hay que comenzar a tejer un nuevo proceso que en esta ocasión ya no podrá jugar a la división y al enfrentamiento. La fractura social y la pérdida de protagonismo económico y social son cargas demasiado pesadas. No hay futuro fuera de la cooperación. Y para eso, en más de un momento, habrá que contar también con quienes nos han traído hasta aquí, si están dispuestos a respetar la legalidad. Así es la política democrática, la única verdaderamente capaz de resolver pacíficamente los conflictos, por graves que estos sean.

  • megabanner_3:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado