Así puedes saber si tus neumáticos cumplen con la nueva normativa de la ITV

Hay que revisar la profundidad del neumático, su presión y si está homologado 

Así puedes saber si tus neumáticos cumplen con la nueva normativa de la ITV

Tags

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) ha estrenado en febrero un cambio en el sistema de control de neumáticos muy importante. Debido a las modificaciones, es importante que evalúes tus neumáticos para comprobar si cumplen con todos los requisitos. En el programa 'El Cascabel' de TRECE te hemos contado todo lo que debes saber para salir a la carretera con total seguridad. 

1. La profundidad del neumático. Es muy importante que la goma no esté desgastada. El dibujo de las ruedas debe tener una profundidad superior a 1,6 mm. Si no tenemos un calibrador para medirlo, podemos recurrir a una moneda de un euro para saberlo ya que su parte dorada equivale exactamente a 1,6 mm. Si metes la moneda en la hendidura y ves la parte dorada, el neumático no cumple con la normativa. 

2. Ejes del mismo tipo. Los neumáticos de los ejes deben ser del mismo tipo. Además, deben ser de la misma marca, estar homologados, tener el mismo dibujo, la misma medida y los mismos índices de velocidad y carga. Los neumáticos, además, deben estar en perfecto estado, evitando ampollas, deformas o fisuras en la goma. Tampoco pueden tener tornillos o tuercas. 

3. La presión. Revisar la presión cada cierto tiempo. Una rueda demasiado hichada se desgastará por el centro, mientras que una rueda con baja presión lo hará por los laterales. 

¿VOY A PASAR LA ITV? 

La ITV ha establecido tres categorías para que el conductor tome medidas en caso de que se detecten anomalías en sus neumáticos. Si son  leves, se deben subsanar en dos meses, pero la ITV no será negativa por los neumáticos y no habrá que pasar una nueva. Si son graves, las medidas ya serán más duras: se inhabilitará el vehículo para utilizarlo en la vía pública salvo que sea para llevarlo al taller y volver directamente a pasar una nueva inspección con un plazo de dos meses. Si el desperfecto es muy grave el coche quedará inmovilizado y deberá ser trasladado en grúa directo al taller con dos meses de plazo para volver a ser revisado.