Tarde rejoneadores, forcados y pinchazos en La México

  • MÉXICO
@LaPlazaMexico

Abrió plaza el Rejoneador Capitalino Emiliano Gamero quien se enfrentó a un buen toro que a partir de colocar el segundo rejón, se quedó desfondado y totalmente parado. Ya no pudo embestir. Lució en un quite por gaoneras el sobresaliente Jorge López El Zotoluco. Vimos a Emiliano muy entregado pero obstinado en seguir banderilleando a un toro totalmente parado. Gran exponencial de valor del Grupo de Forcados Portugueses de Alcochete que lograron pegar al primer intento a pesar de lo quedado del toro.  Luego salió Gamero a girar inútilmente a un toro totalmente parado. Pinchó y afortunadamente el toro se echó y no se hizo más larga esta penosa situación.

Con su segundo, Emiliano Gamero atinadamente pegó solo un rejón de castigo lo que le permitió lucir más su toreo a caballo, pues dejó al toro con más movilidad. Se mostró sobrado y poderoso sobre sus jacas clavando atinadamente casi todas las banderillas en buen sitio. Salieron los Forcados Mazatlecos y lograron una estupenda pega donde su Forcado de cara, Alejandro Sequeira, saludó en el tercio. Reaunado el toreo a caballo, Gamero dio una pasada en falso, un pinchazo y dos enteras que dieron muerte a “Don Octavio”, toro de San Marcos que tuvo mucha movilidad. Se retiró Gamero sin antes escuchar un aviso y el público le solicitó acompañar a  Sequeira a dar una vuelta al ruedo.

El segundo en turno, fue el Rejoneador Tlaxcaleteca Luis Pimentel quien inició un tanto nervioso y fue confiándose ante su primero. Acertadamente sólo le pegó un rejón de castigo lo que dejó un toro con más movilidad. Tuvo un peligroso alcance que afortunadamente no hirió al caballo. En la pega de los forcados mazatlecos encabezados por René Tirado fueron feamente arrollados en su primer intento y en el segundo intento lograron salir airosos.  Luis batalló al clavar el rejón de muerte y tuvo que meterse por los terrenos de adentro y aún así, falló en varias ocasiones. Mató de un infame bajonazo que fue duramente abucheado por el escaso público asistente. Siguió con su cometido n veces. Escuchó un aviso. Echó pie a tierra y finalmente mató de certero descabello. Se retiró entre fuerte silbatina. El Forcado René Tirado dio vuelta al ruedo por petición popular.

Con el quinto, Luis Pimentel se vio un poco frío tras la poca acometividad de su toro un turno y logró alcanzar algunos toques de brillantez gracias a su arroje, pues el toro no quiso embestir. Tuvo un alcance a su caballo sin consecuencias. Salió nuevamente el grupo portugués y, a pesar de que el toro estaba quedado, lograron hacerla a la segunda pega. Regresó Luis y ante el toro quedado le dio por pinchar en demasía. Al final de la lidia dieron vuelta al ruedo Pimentel y el cabo de cara portugués.

El tercer rejoneador fue el joven potosino Sebastián Torre quien mostró estar puesto con su cuadra y su primero lo dejó lucir, a pesar de que tuvo un desafortunado alcance. Clavó a la grupa y pegó dos banderillas al violín muy acertadas. Dio oportunidad a los Forcados de Alcochete quienes lograron una buena pega al segundo intento.  Regresó al ruedo Sebastián a echar a perder toda la buena actuación que había tenido en su primera parte de la lidia. Alfireteó a su toro al tratar de estoquearlo, se retiró entre fuerte reclamo popular.

Con el que cerró plaza Sebastián falló en su primer rejón y colocó otro rejón de castigo. Tuvo un lamentable accidente por perderle la cara al toro al caer de su caballo sin consecuencias. Salieron los Forcados de Mazatlán y lograron hacer su pega hasta el tercer intento recibiéndole muy en corto pues el toro estaba ya muy parado. Ya a caballo Torre, por los adentros logró pegar una media con travesía que tardó en doblar. Pie a tierra se vio fatal. No golpeaba con fuerza el verduguillo sino apenas lo señalaba, así es difícil descabellar. Escuchó un aviso y se retiró en silencio.


FICHA DEL FESTEJO 

Ciudad de México (México), lunes 1 de enero de 2018. 7ª de la Temporada Grande. Escasa entrada.

Toros de San Marcos, despuntados reglamentariamente. 1º, se desfundó después del primer rejón; 2º, con más motor; 3º, con movilidad; 4º, fijo con movilidad; 5º, manso huidizo; 6º, sin motor.

Emiliano Gamero, silencio y vuelta tras aviso.

Luis Pimentel, pitos tras aviso y vuelta.

Sebastián Torre, pitos y silencio tras aviso.