Nadal renuncia a Brisbane y no debutará hasta el Open de Australia

  • No compite desde noviembre
Reuters

Rafa Nadal anunció este jueves su renuncia al torneo de tenis de Brisbane (Australia), donde el número uno del mundo tenía previsto iniciar la temporada. "Mi intención era jugar ese torneo", explicó en su perfil de Twitter, "pero no estoy preparado".

El mallorquín indicó que esta renuncia se debe a que empezó "tarde" su preparación después del esfuerzo realizado en 2017, año en el que recuperó el primer puesto de la clasificación mundial y ganó Roland Garros y el Abierto de los Estados Unidos, además de los torneos de Montecarlo, Barcelona, Madrid y Pekín.

Los planes de Rafael Nadal, que ya causó baja en el torneo de exhibición de Abu Dhabi, pasan por viajar el 4 de enero a Melbourne "y empezar a preparar allí el Abierto de Australia". El primer Grand Slam del año se disputará entre los días 15 y 28 de enero. Ahí se producirá su puesta de largo en 2018.

Nadal no compite desde el pasado mes de noviembre. El español se retiró de las Finales de la ATP, disputadas en Londres, tras caer (7-6, 6-7 y 6-4) ante el belga David Goffin en su primer compromiso de la fase de grupos por una lesión en la rodilla derecha. 

Garbiñe Muguruza viaja ya con destino a Brisbane (Australia), el lugar elegido para abrir una temporada en la que confía en afianzarse y en la que intentará "ser constante en el 'top' mundial".

Garbiñe manifestó que, aun siendo el objetivo "más difícil", aspira a recuperar "el número uno del mundo", a afianzarse como una de las mejores tenistas en el circuito femenino y a "intentar ser constante en el 'top' mundial".

La primera oportunidad para regresar al primer lugar del ránking la tendrá en Brisbane. Muguruza parte con una desventaja de 40 puntos con respecto a la rumana Simona Halep, a la que podría rebasar si ella gana en la ciudad australiana y su rival no lo hace en Shenzhen (China). También le valdría con alcanzar la final del certamen australiano si Halep pierde antes de las semifinales.

Después de esos torneos, a ambas les aguarda el Abierto de Australia. La española aseguró que llegará "en forma" al primer Grand Slam de 2018.