¿Deben cobrar los becarios durante sus prácticas?

  • EN 'LA TARDE'

¿Es legal trabajar a cambio sólo de aprendizaje y conocimientos? ¿Es lícito?

En los últimos días se ha generado un polémico debate en las redes sociales a cuenta de un artículo que publicaba ElConfidencial.com y en el que se denunciaba la situación de muchos aprendices de cocina. En ese artículo se contaba que muchos restaurantes con estrellas Michelín empleaban a becarios, a los que sólo pagaban el alojamiento, como mano de obra barata para que el negocio equilibrara sus cuentas y pudiera ser viable.

En el artículo se recogía el testimonio de algunos de estos aprendices que trabajan en restaurantes de alto nivel. Algunos de ellos denunciaban que trabajaban 16 horas diarias, a cambio del alojamiento y de la comida. Se describía la alta cocina como un mundo durísimo y se aseguraba que en muchos de los restaurantes Michelín, los aprendices de cocina suponían entre el 50 y el 80% de los cocineros.

Tras el artículo, muchos cocineros de alto nivel salieron a explicar que en sus cocinas no hay abusos y que esos aprendizajes eran similares a los máster. Pero la polémica saltaba con el cocinero Jordi Cruz, que aseguró que le molestaba esa visión que se estaba dando de los aprendices y decía que los becarios están aprendiendo de los mejores en un ambiente real, que no les cuesta un duro y les dan alojamiento y comida. Insistía en que es un privilegio.

En las redes sociales, hubo muchas críticas contra el chef. Pablo Echenique escribía en twitter: "Vivimos en una época en la que millonarios te dicen que des las gracias por trabajar sin cobrar".

Otros le calificaron de esclavista y le acusaron de comprarse un palacete en Barcelona a costa de ahorrarse el sueldo de los aprendices. Jordi Cruz tuvo que salir a defenderse y explicar que se confunde el trabajo precario con la formación y que en su restaurante los profesionales estaban muy bien contratados y a los estudiantes se les enseñaba con cariño.

Casi el 60% de los becarios en España no recibe remuneración por su trabajo según un informe de la Unión Europea. 7 de cada 10 becarios reconocen tener una carga laboral a los trabajadores con contrato. Y casi el 90% reconoce que la beca les fue útil para encontrar empleo posteriormente y que durante el periodo de prácticas aprendieron cosas útiles.

“La beca tiene un carácter formativo y no puede cubrir un puesto de trabajo”

Pere Vidal, experto en Derecho Laboral de la Universitat Oberta de Catalunya, ha explicado en 'La Tarde' que “la beca tiene un carácter formativo y no puede cubrir un puesto de trabajo”. “Lo legal es que los becarios únicamente tienen derecho a recibir una aportación económica si lo dice el convenio”. “El becario no tiene porque tener una retribución”.

José Ramón Pin Arboledas, economista, profesor de IESE; y miembro del equipo económico de 'La Linterna', ha considerado que “las prácticas no tienen por qué ser remuneradas porque son parte del expediente académico”. “La palabra beca viene de aportación, usted recibe una beca para estudiar y una beca para formarse”.

“Las prácticas no tienen por qué ser remuneradas porque son parte del expediente académico”

“En empresas industriales, los becarios por la mañana trabajan y por la tarde estudian” ha añadido Pin Arboledas.

El economista ha precisado que “el becario es un señor que ha terminado la carrera que va a una empresa a formarse para entrar en el mercado laboral y su principal objetivo es aprender. Esto no está bien regulado, los convenios deben regular correctamente las condiciones”.