EN 'LA NOCHE'

Juez Calatayud: "Alguno de los que he condenado me ha invitado a su boda"

El juez de menores de Granada reclama devolver la autoridad a padres y profesores

Juez Calatayud: "Alguno de los que he condenado me ha invitado a su boda"

El juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, ha denunciado en 'La Noche' de COPE de Adolfo Arjona que los menores de hoy en día "están sobreprotegidos, y los padres y los maestros, bastante desautorizados". "No tienen los pies en la tierra, primero los padres y después, los hijos", ha dicho el magistrado, que ha señalado que quien tiene que implicarse en mejorar esta situación son los legisladores "en primer lugar". "Fue una equivocación la supresión del derecho a corregir razonable y moderadamente a nuestros hijos", afirma Calatayud, que ha señalado que "la culpa la tuvo José Luis Rodríguez Zapatero, y después el Partido Popular y Mariano Rajoy no han modificado el Código Civil".

El magistrado ha reclamado un "derecho sancionador" para padres y profesores y hace un paralelismo con la situación política en Cataluña: "El artículo 155 del Código Civil dice que los hijos deben obedecer y respetar a sus padres, pero no se conoce ni se traduce". "Yo no soy partidario del cachete, pero confundir un cachete con maltrato me parece una auténtica barbaridad", ha sostenido. "¿Cómo van a creer los hijos en la autoridad del maestro si no se la creen los padres ni los políticos?", se ha preguntado.

Las sentencias de Calatayud son famosas porque sus fines suelen beneficiar la comunidad o a los propios menores a los que se le aplican, como la impuesta a dos chicos que robaron cinco gallos, a los que el juez ha condenado a aprender a leer y escribir. En este sentido, el juez considera que él aplica la Ley de Menores, "siempre con la conformidad de chavales y padres". "A veces es más productivo reparar el daño sin privar la libertad", ha defendido.

Preguntado por el seguimiento a los menores que condena, Calatayud ha afirmado que muchos son amigos suyos y que, incluso, "alguno me ha invitado a su boda". "Al principio me llaman de todo, cuando les condeno, pero con el tiempo son muy agradecidos. Lo que más me agradecen es haberles puesto límites", ha asegurado.