Rafa Nadal, a cuartos del US Open; Muguruza y Carla Suárez, eliminadas

  • Tenis | Open USA

El español Rafael Nadal, primer cabeza de serie, mostró hoy su mejor versión desde que comenzó el Abierto de Estados Unidos y, con un claro triunfo ante el ucraniano Alexandr Dolgopolov, por 6-2, 6-4 y 6-1, consiguió el pase a los cuartos de final.

Nadal, de 31 años, que disputa su decimotercer Abierto estadounidense, que ha ganado dos veces, consiguió por séptima vez estar en los cuartos de final, la primera desde 2013, cuando ganó su segundo título después de conseguir también el trofeo en 2010. el tenista de Manacor, que se enfrentó por novena vez a Dolgopolov, de 28 años y 64 del mundo, logró su séptima victoria frente al ucraniano y también mejoró a 49-10 la marca que tiene en sus participaciones en el último Grand Slam de la temporada.

El actual campeón del Roland Garros, título que ganó este año por décima vez, que perdió el primer set en sus dos anteriores partidos, frente al japonés Taro Daniel y el argentino Leonardo Mayer, exhibió hoy su mejor tenis desde el inicio y apenas necesitó 31 minutos para ganar la primera manga.

El ganador de 15 títulos de Grand Slam no dejó ninguna duda que había llegado a la pista Arthur Ashe muy concentrado y con golpes perfectos desde el fondo de la pista dominó a su rival en todas las facetas del juego. tener en su poder la primera manga le dio a Nadal la confianza y el convencimiento de que su tenis iba a más, que la recuperación que ya había mostrado en el partido frente a Mayer era una realidad.

Tan patente que, en el segundo set, aunque Dolgopolov intentó poner más oposición y consiguió llevar el marcador hasta el empate a 4 juegos, Nadal, sólido con su resto, hizo el 'break' que necesitaba en el noveno juego y en el décimo sentenció.

El tercer set fue un paseo para Nadal, que arrolló a Dolgopolov con un parcial de 4-0 sin ningún tipo de respuesta por parte del tenista ucraniano.

Nadal, en apenas una hora y 41 minutos, consiguió una victoria que le da la tranquilidad de seguir como gran favorito a la lucha por el título, además de no sufrir ningún desgaste físico extra para guardar energías en su camino hacia semifinales, en las que, si se cumplen los pronósticos, tendrá como rival al suizo Roger Federer.

El español rubricó su triunfo en la tercera pelota de partido de que dispuso.

Las estadísticas tampoco dejaron ninguna duda de la superioridad de Nadal, que logró 4 'aces', con un par de dobles faltas, pero hizo seis 'breaks' en 13 oportunidades y no cedió nunca su saque.

Logró 23 golpes ganadores y cometió 11 errores no forzados, por 25 y 39, respectivamente, de su rival, que colocó siete 'aces' y cometió dos dobles faltas.

Nadal también estuvo brillante en las subidas a la red y en las siete veces que lo hizo, cinco fueron tantos que cayeron de su lado, mientras que su rival lo hizo 14 veces y logró superarlo sólo en siete. 

La presencia del tenis español femenino en la competición individual del Abierto de Estados Unidos llegó a su final después de quedar eliminadas en la cuarta ronda Garbiñe Muguruza y Carla Suárez.

Las tenistas españolas no pudieron superar los duelos que mantuvieron con la checa Petra Kvitova y la local Venus Williams, respectivamente.

Muguruza, tercera cabeza de serie, que se presentaba como una de las grandes favoritas al título y con la opción de conseguir también el puesto de la número uno del mundo, no pudo superar la presión y de nuevo sus propios errores y dudas en el juego la condenaron a la derrota, pore 7-6 (3) y 6-3, ante Kvitova.

La tenista checa, de 27 años, que no jugó tampoco el mejor tenis, al final fue la menos mala, y la que supo aprovechar todas las facilidades que le dio Muguruza en el cuarto duelo entre ambas, para conseguir el pase a los cuartos por segunda vez en el Abierto. Lo hizo también en el 2015.

Kvitova, decimotercera cabeza de serie, que disputa por décima vez el último torneo de Grand Slam de la temporada, se enfrentará en los cuartos a la mayor de las Williams, la verdugo de Suárez, en lo que será el sexto duelo entre ambas, con ventaja clara para la tenista checa, que tiene 4-1 en los anteriores.

El duelo con Muguruza, que ha perdido tres de los cuatro ante Kvitova, comenzó de manera brillante y esperanzadora para la actual campeona de Wimbledon, que mantuvo su tenis agresivo de los dos partidos anteriores y se puso con la ventaja parcial de 4-1 tras hacerle el "break" en el cuarto juego.

Pero ahí acabó la consistencia y seguridad del tenis de Muguruza, que comenzó a tener problemas con su saque, que perdió en el séptimo juego y, aunque lo volvió a perder en el noveno, lo recuperó para forzar el desempate, en el que también empezó bien, con ventaja de 2-0.

De nuevo, la aparición de los errores no forzados en los tantos decisivos y el pobre saque hicieron que, después de colocarse con el empate a 3-3, el resto del camino fuera fácil para Kvitova, que se aprovechó al máximo de la debilidad del segundo saque de la tenista española para hacerle dos "break" puntos del parcial de 5-3 y 6-3.

Kvitova, dos veces también ganadora de Wimbledon (2011 y 2014), hizo valer su experiencia y con la primera de las tres pelotas de set lo aseguró después de 64 minutos de acción, tiempo que Muguruza había utilizado en cada uno de los tres partidos anteriores disputados.

Sin embargo, la pérdida del set pareció no afectar en el ánimo de Muguruza, que inició el segundo con un "break" para el 0-1 a su favor, de nuevo ilusionaba con que pudiese centrar su saque y demostrar en la pista central Arthur Ashe su mejor tenis.

Pero de inmediato le llegó la falta de acierto con su servicio, lo que Kvitova aprovechó para recuperar el perdido y a partir de ese momento tuvo la checa de nuevo el control del ritmo y juego del partido, como demostró el parcial de 4-1 a su favor.

A diferencia de lo que había sucedido en la primera manga, la doble campeona de Wimbledon si supo aprovechar la importante ventaja y, aunque en el octavo juego, con servicio de Muguruza, no aprovechó la primera pelota de partido que tuvo, con el suyo si lo hizo.

Muguruza tuvo tres puntos de "break", que desaprovechó, mientras que Kvitova en la segunda pelota partido se creció al ver como la tenista española cometía con su golpe de derecha el vigésimo quinto error no forzado del partido.

La estadísticas finales del partido fueron desoladoras para Muguruza, con cero "aces" y tres dobles faltas, tres "break" y apenas siete golpes ganadores, con seis tantos de nueve oportunidades de subidas a la red.

Mientras que Kvitova conseguía cuatro "aces" por nueve dobles faltas, metía 24 golpes ganadores y 42 errores no forzados para concluir el partido, que duró una hora y 45 minutos, con un total de 81 puntos ganados por 67 de Muguruza.

La derrota de Carla Suárez, de 28 años, que no pudo alcanzar por segunda vez los cuartos de final del Abierto (lo hizo en 2013), era esperada, aunque luchó hasta el final y al menos le robó un set a la número nueve y dos veces campeona del último torneo de Grand Slam, que ganó por 6-3, 3-6 y 6-1.

La mayor de las Williams, de 37 años, que dejó en 5-3 los duelos contra Suárez, jugará por duodécima vez los cuartos de final, en las 19 participaciones que ha tenido en el Abierto desde que debutó en 1997.

Mientras que Kvitova buscará ser la segunda zurda que pueda ganar el Abierto de Estados Unidos de forma consecutiva, después que el año pasado lo ganase la alemana Angelique Kerber.

Junto a Williams, el tenis femenino estadounidense también tendrá en cuartos a Sloane Stephens, de 24 años, que ganó por 6-3, 3-6 y 6-1 a la alemana Julia Goerges, trigésima cabeza de serie.

La rival de Stephens, que jugará por primera vez los cuartos de final después de haber participado en seis Abiertos de Estados Unidos, será la letona Anastasija Sevastova, decimosexta preclasificada, que ganó por 5-7, 6-4 y 6-2 a la rusa Maria Sharapova, quien hasta este momento había sido la gran atracción del torneo, al que llegó por invitación.



Quedaron definidos los primeros cuartos finalistas masculinos en el Abierto de Estados Unidos con tres, el español Pablo Carreño, el argentino Diego Schwartzman y el local Sam Querrey, que los alcanzan por primera vez, y otro que lo hace por segunda, el surafricano Kevin Anderson, sin que entre ellos haya ningún "Top Ten".

El primero en conseguirlo fue el español Carreño, duodécimo cabeza de serie, al vencer en la cuarta ronda por 7-6 (2), 7-6 (4) y 7-6 (3) al canadiense Denis Shapovalov.

Carreño, de 26 años, que disputa por cuarta vez el último torneo de Grand Slam, tendrá como próximo rival a Schwartzman, vigésimo noveno preclasificado, que también debutará en los cuartos de final tras derrotar por 7-6 (3), 7-5, 2-6 y 6-2 al francés Lucas Pouille.

El duelo entre el español y el argentino será el primero que protagonicen ambos en el circuito profesional, donde Carreño ocupa el puesto número 19 en la clasificación mundial y Schwartzman el 33.

El tenista gijonés, que alcanza por segunda vez en su carrera los cuartos de final de un torneo de Grand Slam después que ya lo hiciera este mismo año en el torneo de Roland Garros, volvió a mostrar la consistencia de su juego desde el fondo de la pista, que le permitió conseguir los tantos decisivos.

Mientras que Shapovalov, el verdugo sorpresa de Rafael Nadal, en el pasado Masters 1.000 de Montreal, confirmó sus progresos con un tenis agresivo, pero con demasiados errores no forzados (55) que al final le costaron perder el primer duelo frente a Carreño.

Luego llegaría el triunfo de Schwartzman, vigésimo noveno cabeza de serie, que a sus 25 años está jugando el mejor tenis y en el primer duelo con otro joven valor, Pouille, decimosexto favorito, que el año pasado alcanzó los cuartos, fue siempre superior.

El joven tenista argentino, número 33 del mundo, salió de nuevo agresivo con sus golpes y eso fue lo que le permitió tener siempre la iniciativa ante Pouille, de 23 años.

La clave del partido y del triunfo de Schwartzman se dio en la primera manga cuando el tenista argentino consiguió los tantos decisivos y ganó el "tiebreak", lo que hizo que mantuviese siempre la confianza en sus golpes y estableciese el ritmo del juego.

La historia se repitió en el segundo, después de que en la recta final le hiciera el break decisivo que cayó también de su lado, para que en el tercero dejase que Pouille tuviese que hacer el desgaste en busca de la remontada.

Le resultó al tenista de Buenos Aires el planteamiento, porque en el cuarto salió arrollador, sin haber perdido nada del poder de sus golpes desde el fondo de la pista y estar más acertado que su rival, para en apenas 30 minutos acabar el partido después de ver como Pouille hacía su última doble falta, la octava del encuentro con el que decía adiós al Abierto.

Más largo, y con un tenis mucho más monótono y aburrido, fue el partido que protagonizó Anderson, vigésimo octavo cabeza de serie, ante el italiano Paolo Lorenzi, que entró al cuadro sin ser preclasificado, y al que ganó por 6-4, 6-3, 6-7 (4) y 6-4.

Anderson, de 31 años, que disputa el octavo Abierto de Estados Unidos y en 2015 ya estuvo en los cuartos, siempre mantuvo el control del juego y el marcador, pero tuvo que llegar al límite antes de conseguir los tantos decisivos.

Ahora el próximo rival en cuartos será otro veterano y viejo conocido, Querrey, de 29 años, que se encuentra en un gran momento de juego y logró por primera vez estar entre los ocho mejores del Abierto de Estados Unidos después de ganar 6-2, 6-2 y 6-1 al alemán Mischa Zverev, vigésimo tercer cabeza de serie.

Querrey, que entró al cuadro como decimoséptimo preclasificado, volvió a tener su fuerte y mejor arma en el saque al conseguir 18 aces por tan solo tres dobles faltas, sin que lo cediese ni una sola vez ante el tenista alemán, que apenas aguantó en la pista Arthur Ashe una hora y 16 minutos.

El próximo duelo contra Anderson de Querrey, semifinalista en el pasado torneo de Wimbledon, su mejor clasificación en un torneo de Grand Slam, será el decimoquinto que protagonicen dentro del circuito de la ATP, con ventaja de su lado por 8-6 en los 14 partidos anteriores.

La jornada del lunes tendrá como gran atracción los partidos de cuarta ronda. Uno de ellos lo va a disputar el español Rafael Nadal, primer cabeza de serie, frente al ucraniano Alexandr Dolgopolov, que llegó al cuadro sin ser preclasificado.

El suizo Roger Federer, tercer cabeza de serie, también verá acción contra el ruso Andrey Rublev, que tampoco estuvo entre los 32 favoritos.

Mientras que el duelo más interesante, en cuanto a la posible igualdad, será el que protagonicen el austríaco Dominic Thiem, sexto cabeza de serie, y el argentino Juan Martín del Potro, ganador del Abierto en 2009.