“Intenté convencer a mis células buenas de que no escucharan a las cancerígenas”

  • En 'La Noche'

“Iba perdiendo el partido de veinte puntos, pero le hemos dado la vuelta al marcador y la posición última la tengo yo”, asegura Imbroda con alegría. Tras su última revisión médica, en la que todo ha ido bien, Javier Imbroda ha querido compartir, a través de una  carta publicada en Facebook y a través de ‘La Noche de COPE’, su experiencia.

“Yo respeto a las personas que tienen cáncer y no quieren comentarlo, entiendo mantenerlo en la máxima discreción porque hacer una especie de crónica diaria de la enfermedad conlleva un desgaste mental”, afirma el deportista.

“En mi caso, he publicado una carta abierta en el momento en el que los indicadores eran normales y porque me pidieron que lo hiciera para ayudar a los que, como yo, están pasando por esta enfermedad”, confiesa Javier Imbroda en la intimidad de la noche.

El que fuera seleccionador nacional de baloncesto se siente ahora fuerte para relatar su experiencia: “empecé con una sintomatología muy concreta. Tenía dificultades al orinar y pensé que era una simple infección. Después fueron dos meses de mucha incertidumbre hasta que se confirmó el diagnóstico. Me dijeron que tenía cáncer próstata de grado 10 y que además había hecho metástasis. En ese momento piensas de todo”.

Imbroda aconseja no rendirse ante la enfermedad e intentar convencer a las células buenas para que no se alíen con las malas. “Cuando entendí que esas células cancerígenas intentan convencer y captar a las células buenas y, además, manda avanzadillas a otras partes del cuerpo para conquistarlas, lo que quise es mantener una conversación diaria con mis células buenas. Les decía que fueran con cuidado que nos estábamos jugando la vida”.