Marc Márquez se da un baño de masas en su Cervera natal

  • Para celebrar su cuádruple título de MotoGP
BoxRepsol

Los actos de homenaje a Marc Márquez, tetracampeón del mundo de MotoGP se han abierto este mediodía con una recepción oficial del Ayuntamiento de Cervera, su población natal, cuyos paisanos le han aclamado cuando ha bajado a la Plaza Mayor y se ha dado un baño de masas, pese a no haber salido al balcón consistorial por primera vez en sus celebraciones.

El alcalde de la ciudad, Ramón Royes, y los miembros del consistorio han recibido al piloto en la sala de plenos del ayuntamiento, que se ha quedado pequeña para el acto.

También han acompañado a Márquez el Director del Consejo Catalán del Deporte de la Generalitat, Toni Reig, y diversas personalidades de las instituciones ilerdenses.

En las primeras filas estaba la familia Márquez al completo: Los padres, Julià Márquez y Roser Alentá, su tío Ramón, el hermano mayor de Julià y presidente del Club de Fans Márquez'93, y el entrañable abuelo Ramón. Faltaba su hermano Álex, que estaba realizando un test en Jerez.

El acto fue muy solemne y Marc firmó, por sexta vez en el libro de Honor del Ayuntamiento: "Un año más me siento orgulloso de ser de Cervera. Aunque parezca normal tenemos que celebrar todos estos títulos como si fuesen el primero", ha escrito.

El alcalde Ramón Royes ha recordado a Márquez que ya se han convertido en tradición sus visitas al ayuntamiento: "Es la sexta vez que estás aquí. Es muy fácil decirlo, pero es algo extraordinario. Lo logras cada año y llenas de orgullo a toda Cervera, que te quiere con locura".

Toni Reig ha saludado al piloto en nombre de la Generalitat. "Desde el gobierno estamos orgullosos de ti, ya que estás en la cumbre del deporte mundial y esto también representa al deporte catalán. Gracias por llevar el nombre de Cataluña al mundo y ser nuestro embajador", ha manifestado.

Marc Márquez, que ha recibido un obsequio del consistorio (la estatuilla del dado del 'Big Six'), ha tomado la palabra para comentar que se siente "orgulloso de estar un año más aquí".

"Espero seguir viniendo más años. Cuando llego a Cervera y veo las calles engalanadas con mi nombre es como si hubiese ganado otro título más, porque sigo viviendo aquí y espero hacerlo mucho tiempo", ha apostillado.

El mayor de los Márquez ha querido dar las gracias a todos los que le han ayudado "a crecer como piloto y como persona" y también a Cervera, "por hacer ver que mi esfuerzo tiene recompensa y demuestra que los de aquí somos gente de carácter y valientes".

Posteriormente el piloto ha bajado a la Plaza Mayor, donde ha firmado autógrafos y ha sido aclamando por cientos de aficionados que desde hacia una hora se habían congregado frente al ayuntamiento.

Es la sexta vez que Cervera homenajea a su campeón, aunque en 2014 fue por partida doble, ya que a la figura de Marc Márquez se le unió ese año su hermano menor, Alex, con su título mundial de Moto3.

Posteriormente, a las 19:00 horas ha comenzado una rúa en la Plaza de la Universidad, de donde ha salido el vehículo con el que el hexacampeón ha recorrido las calles de la ciudad, en un recorrido más corto que en años anteriores, hasta la plaza Pius XII. 

Márquez dijo durante el homenaje que por ahora, su ambición por seguir ganando campeonatos está intacta. "De momento, está claro que de ganar uno no se cansa nunca y los momentos de felicidad son siempre bienvenidos, pero ahora vamos a disfrutar de este momento", manifestó.

Tras asistir al mediodía a una recepción en el ayuntamiento de su ciudad, Márquez ofreció por la tarde una rueda de prensa en el paraninfo de la Universidad de Cervera, donde se instaló un espectacular escenario rojo presidido por un cartel con la leyenda 'Big6'.

"Como digo cada año, Cervera me arropa y por esto prometo volver al año siguiente con un título. Una vez lo consigo todo está en manos de mi Fan Club. Me sorprendieron con la celebración en Valencia y lo disfruté mucho; quizás porque el título se hizo esperar hasta la última carrera", afirmó.

"El Fan Club y sus voluntarios no tienen horarios y es impagable todo lo que hacen por mí. Me siento un privilegiado y espero disfrutar esta tarde noche que se me hace siempre muy corta, porque aunque esto parezca normal, no lo es. Yo corro para la gente que me ve y agradezco su apoyo", destacó el campeón.

Sobre su futuro, fue parco en palabras: "No sé qué pasará la temporada que viene. Ahora descansaré, me sentaré en casa, analizaré la temporada, miraré los errores que he cometido para no volver a cometerlos y volver a luchar un año más por el título".

Sobre la posibilidad de lograr un séptimo título mundial, señaló que "ahora toca disfrutar de este momento", aunque reconoció que "la presión de afrontar 2018 como vigente campeón es siempre algo a tener en cuenta".

En una temporada en la que ha ido de menos a más, Marc Márquez tuvo que sobreponerse a las dificultades para pilotar y evolucionar la Honda. "La diferencia de la moto de este año con la del anterior fue bastante grande. Honda apostó fuerte y creyó en lo que mi equipo y yo sentíamos para cambiar el concepto de motor y no teníamos nada de experiencia y, hasta que no experimentas, no puedes mejorarlo. Las primeras carreras me tocó sufrir. Después pudimos hacer un cambio y solucionar problemas antes de salir a pista", explicó.

De 2017 se queda con "la importante victoria en Alemania antes de vacaciones y la de Brno (República Checa) después de vacaciones". Ésta última "fue el punto de inflexión de la temporada", afirmó. "El peor momento fue en Argentina, por un error mío por exceso de querer ganar. Fue algo que hice en el pasado y volví a hacerlo. Espero que no suceda más", resaltó.

Márquez reconoció que la parte de la temporada en la que no le salieron bien las cosas "fue muy estresante por no decir agónica" y que eso le provocaba "malestar general". "Después hubo una rivalidad muy sana, pero sin piedad, con Andrea Dovizioso, pero siempre mantuvimos las formas dentro y fuera de la pista. Desde Brno hasta Valencia los dos nos repartimos las victorias", añadió.

El momento que quedará asociado a su título de 2017 es, según Márquez, complicado de definir. "Quizá sea ese en el que, cuando no me salían las cosas, las personas de confianza me dijeron que yo soy Marc, el que ha ganado cinco títulos y que saldría de ésta para ganar el sexto", apostilló.