Atletismo | Europeos de Cross

Mechaal, plata individual; España, por equipos en hombres

España se llevó dos platas de los Europeos de Cross tras el segundo puesto de Adel Mechaal en categoría masculina que se unió a la plata lograda por equipos. 

Adel Mechaal encabezó con su medalla de plata individual la actuación española en los Europeos de cross de Samorin (Eslovaquia), donde el equipo consiguió un total de cinco medallas, incluida una de bronce en el novedoso relevo mixto, que remataba el programa.

La plata de Mechaal fue la única individual. Las otras cuatro fueron obra de los equipos sub-20 (oro en hombres, bronce en mujeres), sénior masculino (plata) y relevos mixtos (bronce). España terminó cuarta en el medallero, por detrás de Gran Bretaña, Tuirquía y Francia.

Era la segunda presea para Mechaal en esta competición, pues obtuvo el bronce hace dos años, y la cuarta europea en total, contando las dos que ya tiene en pista (subcampeón de 5.000 al aire libre y campeón de 3.000 en sala).

Sólo el turco de origen keniano Kaan Kigen Özbilen pudo con Adel Mechaal, que empieza la temporada 2017/2018 en el gran estado de forma que ha demostrado durante todo el año, con su oro en el europeo bajo techo en 3.000 metros y el cuarto puesto en la final de 1.500 de los Mundiales de Londres.

Mediada la carrera, de 10.180 metros, Mechaal se había quedado solo arriba con tres británicos: Andrew Butchard, Ben Connor y Dewi Griffiths, pero éste hubo de pararse, lesionado. El español se pegó a Butchard y luego tomó el mando cuando vio que Özbilen, subcampeón de Europa de medio maratón, llegaba por detrás.

Él turco apretó para descolgar a Mechaal por temor al remate de mediofondista del español y lo consiguió en el último 500. El campeón de España se entregó, tomó una bandera española de un espectador y, exhibiéndola, cruzó la meta segundo.

"Intenté cambiar cuando vi al turco muy atrás, pero luego me ha alcanzado y me ha cambiado. El circuito me venía muy bien y yo sabía que estaba en buena forma, que podía hacerlo bien, aunque me ha faltado un poco al final. He intentado ganar, no ha sido posible, pero me voy a casa contento. El año que viene espero luchar por el oro", comentó Mechaal.

Dani Mateo -octavo-, y Ayad Lamdassem -décimo- puntuaron para España, y a continuación se clasificaron Javi Guerra (14), Juan Pérez (35) y Jesús España (40). Por equipos se impuso Turquía con 17 puntos, sólo tres menos que España, y Gran Bretaña cerró el podio con 34.

En mujeres, la turca Yasemir Can se dio un auténtico paseo en el hipódromo de Samorin para revalidar su título sin oposición.

Había logrado este año el doblete en los Europeos sub-23 en pista al ganar los 5.000 y los 10.000 y quería rematar su gran temporada revalidando su corona de cross. Tiró desde la salida y en el segundo kilómetro seleccionó primero a un quinteto para quedarse poco después con la sueca Meraf Bahta, que cedió inmediatamente.

Desde el tercer kilómetro Can, que este lunes cumple 21 años, hizo carrera aparte, exhibiendo su larga zancada, mientras la campeona de España, Trihas Gebre, que este año aspiraba a medalla, acabó decimotercera, con molestias en el glúteo.

El segundo puesto de Alcobendas, tras la subcampeona del mundo Alice Aprot, le había dado moral para afrontar los Europeos, después de haber batido, además, el récord de España de medio maratón en Valencia con 1h09:57, pero su progresión en los Europeos de cross se ha visto interrumpida: decimotercera en 2014, undécima en 2015, novena en 2016, y ahora otra vez al puesto 13.

Nuria Lugueros (17) y Ana Lozano (30) completaron los puntos para España, que repitió quinto puesto. También compitieron Marta Pérez (32), Maitane Melero (53) y María José Pérez (54).

Los campeonatos terminaron con el estreno del relevo mixto, en el que cada equipo competía con dos hombres y dos mujeres alineados en el orden que quisieran en relevos de unos 1.500 metros cada uno.

Solange Pereira abrió el fuego para España y entregó segunda el testigo a Víctor Ruiz, que cedió una plaza en su relevo antes de entregar a Esther Guerrero. Gran Bretaña y Chequia dominaban desde el principio, pero la barcelonesa se acercó mucho a la segunda, la checa, antes de pasar el testigo a Jesús Gómez, que conservó la tercera plaza sin ningún problema.

El aragonés Carlos Mayo, que llegó a Samorin tocado en la rótula derecha, terminó quinto en la carrera sub-23 y no pudo, por tanto, obtener su cuarta medalla consecutiva en la competición.

Después de ganar plata sub-20 en 2014 y otras dos preseas sub-23 del mismo metal en 2015 y 2016, Mayo no ha tenido fuerzas en el último kilómetro para mantenerse en la lucha por el podio.

El aragonés, que no pudo correr en Soria ni en Alcobendas por sus problemas físicos, se había concedido una oportunidad y viajó a Samorin consciente de que no estaba al cien por cien. Aún así aguantó en el grupo delantero hasta el último de los 8,2 kilómetros.

El talaverano Sergio Paniagua (decimoséptimo) y Yago Rojo (23) también puntuaron para el equipo español, que terminó cuarto, a sólo 4 puntos de Gran Bretaña. También compitieron Gonzalo García (26), David Bascuñana (28) y Mohamed Zarhouni (83).

Francia hizo doblete con Jimmy Gressier y Hugo Hay, y el italiano Yemaneberhan Crippa completó el podio, ganando su cuarta medalla consecutiva en las categorías menores de los Europeos.

El equipo español sub-20 logró el título batiendo con 20,5 puntos a Francia (27) y Turquía (49), en una carrera que volvió a coronar, como el pasado año, al noruego de 17 años Jakob Ingebrigtsen.

Miguel González (quinto), Annasse Mahboub (séptimo) e Ignacio Fontes (octavo) puntuaron para España, y Mario García (noveno), Tariku Novales (decimotercero) y Ouassim Oumaiz (vigésimo tercero) completaron el sexteto.

Se trata de la tercera medalla de oro por equipos que obtiene España en esta categoría y la primera en 19 años, ya que ganó las otras dos en 1997 y 1998. El año pasado el conjunto español fue subcampeón en Chia (Italia).

Jakob Ingebrigtsen, el menor de los hermanos noruegos que han revolucionado el mediofondo europeo, revalidó su corona batiendo al esprint al turco Ramazan Barbaros.

España se había estrenado en el hipódromo de Samorin consiguiendo la primera medalla por equipos de su historia en la categoría júnior femenina: un bronce por detrás de Gran Bretaña e Italia.

El atletismo español había logrado tres cuartos puestos por equipos en esta categoría, ahora denominada sub-20, pero nunca había subido al podio como conjunto. A título individual Marta Romo había sido tercera en 2004.

Con cuatro atletas -puntuaban tres- entre los puestos 13 y 20, España subió por primera vez al podio. Marta García (decimotercera), Lucía Rodríguez (decimoquinta) y Carla Gallardo (decimonovena) fueron las mejores españolas. Cristina Ruiz (vigésima), Andrea Romero (41) e Isabel Barreiro (80) completaron el equipo.

La categoría femenina sub-23 queda ahora como la única española que jamás ha subido al podio europeos como equipo. Un cuarto puesto en 2010 fue su mejor resultado. En Samorín, la arandina Celia Antón fue la mejor, decimoséptima, justo por delante de Carmela Cardama. Claudia Estévez (41) cerró los puestos puntuables y España acabó quinta, por detrás de Gran Gretaña, Alemania, Turquía y Suecia.