Línea Editorial: Una invitación a la unidad

Línea Editorial: Una invitación a la unidad

En el templo reparador de la Sagrada Familia construido para “orar por los pecados del mundo”, el arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella, ha recordado en la homilía del funeral por las víctimas del atentado de Barcelona que “la unidad de todos es un hermoso mosaico sobre el que se construye la sociedad”. Ante la atenta mirada de los más altos representantes políticos e institucionales, el cardenal Omella ha insistido en que la paz, el respeto, la convivencia fraterna y el amor solidario son las teselas sobre las que se construye la sociedad. “La unión nos hace fuertes, ha insistido el cardenal Omella, la división nos corroe y nos destruye”. Para el arzobispo de Barcelona, “la paz es el mejor alimento de nuestras vidas; no se deben escatimar los esfuerzos para conseguir un mundo en paz”.

Barcelona, una ciudad abierta al diálogo de la historia y de las culturas, se ha converido desde el pasado jueves en un lugar de encuentro y de voluntades comunes frente a la amenaza de la violencia que destruye la vida de las personas. Barcelona, en palabras del cardenal Omella, tiene “una gran reserva de humanidad” que se expresa de forma heroica en momentos trágicos y que debe servir de referencia y ejemplo a quienes están empeñados en destejer la voluntad común de unidad y el patrimonio moral de un pueblo que clama por la convivencia pacífica y el progreso integral.