J.L. Restán

Línea Editorial: El nuevo curso político

Línea Editorial: El nuevo curso político

Comienza un nuevo curso político bajo el signo de la ruptura de la concordia civil causada por quienes instrumentalizaron la manifestación de Bareclona para la causa del proceso de independencia catalán. La falta de respeto con las víctimas, la lamentable actuación de los que no colaboran con los gestos más sagrados de voluntad cívica en favor de la paz, la justicia y la libertad frente al terrorismo yihadista, fueron algunas notas de la irresponsable actitud de la Asamblea Nacional de Cataluña y sus fuentes políticas, que no conocen límites y están dispuestos, en este nuevo período que ahora comienza, a alterar el orden constitucional vigente con el consiguiente efecto para la estabilidad institucional. Si penosa es la forma de comportarse de los secesionistas, similar es la de Pablo Iglesias con su permanente doble rasero.

Por eso tiene razón el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy con su sentido habitual de la prudencia, al no caer en la provocación de los independentistas catalanes. En el encuentro político de inicio de curso en Galicia ha ratificado que no va a escuchar los cantos de sirena del secesionismo. Mariano Rajoy tiene claras cuáles son las prioridades del Estado en este momento delicado de España. La serena y contudente respuesta al desafío secesionista catalán no puede verse alterada por las lamentables decisiones de quienes, de forma permanente, quieren enfrentar Cataluña con España a costa,incluso, de su dignidad.