“Cuando pesaba 307 kilos subía cuatro pisos en media hora, ahora no tardo ni 30 segundos”

  • 'Herrera en COPE'

Juan Manuel Heredia pesaba hace un año 307 kilos. Era el hombre más obeso de España. Un título que ha perdido gracias a un bypass gástrico que le ha dejado en 136. “Pensaba que mi vida iba a pasar por estar siempre en casa y que iba a privarme de la vida. Antes no podía hacer nada, era una persona encerrada en un cuerpo”, ha recordado en 'Herrera en COPE'.

“Era una persona incapaz de hacer nada, me fallaban las rodillas. Vivo en un cuarto sin ascensor y me costaba la vida salir, para subir los cuatro pisos que me separaban de mi casa tardaba media hora”, explica Juan Manuel, vecino  de Algeciras (Cádiz) que ahora tiene 30 años.

"Era una persona encerrada en un cuerpo"

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA | Juan Manuel Heredia en 'Herrera en COPE'

Cansado de esta situación Juan Manuel se puso  en las manos del doctor Carlos Ballesta, especializado en este tipo de intervenciones y dispuesto a combatir una morbilidad extrema, que le hacía padecer además apnea del sueño, diabetes, hipertensión incipiente, hepatitis grasa severa y dificultad respiratoria.

"Antes odiaba el deporte y ahora me he hecho adicto”

El gaditano anhelaba entonces jugar con su hijo, pasear o poder sentarse en la terraza de un bar sin que todo el mundo lo mirase, esas cosas sencillas que ya disfruta cada día. “Ahora me levanto con una facilidad increíble, no tardo en subir las escaleras a mi casa ni 30 segundos . Me levanto y llevo a mi hija al colegio, cojo la bicicleta y me voy al gimnasio. Antes odiaba el deporte y ahora me he hecho adicto”, relata con emoción en COPE.

"Tuve que aprender a controlar mi ansiedad porque mi mente quería comer y mi cuerpo no"

Juan Manuel asegura que “era una persona de comer mucho” pero no “exagerado”. “He visto a personas mas delgadas que yo comer el doble”. Tras la operación, señala “como menos porque tengo menos sitio y me siento lleno enseguida. Mi estómago solo me permite comer dos o tres bocados". Eso sí añade, "tuve que aprender a controlar mi ansiedad porque la mente quiere comer y el cuerpo no, me costó mucho trabajo, pero ya me he acostumbrado a una vida sana”.

Ahora, en una segunda fase más estética que se prolongará durante unos seis meses para realizar tres intervenciones, Juan Manuel se despedirá también de las pieles y colgajos que le recuerdan quién fue, operaciones para eliminar unos 25 kilos de la barriga, otros cinco por cada lado de los muslos y el sobrante de brazos y nalgas.