El día que Paloma Gómez Borrero le abrió las puertas del Vaticano a Carlos Herrera